Soñar con tener hambre: descubre tus carencias

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

A veces nos acostamos sin haber cenado y soñamos que tenemos hambre. Es un sueño de lo más frecuente que no hace sino mostrar una situación real. Sin embargo, cuando soñamos que tenemos hambre y no responde a una necesidad fisiológica real, el significado de este sueño adquiere tintes bastante negativos. Descubre el significado de soñar que tienes hambre.

Las carencias del hambre en tus sueños

Soñar con hambre es uno de esos sueños cuyo significado se corresponde con la sensación real. Cuando tienes hambre te falta algo, tienes alguna necesidad sin cubrir, como es la de comer. La interpretación de los sueños con hambre va en esa dirección, señalándote tu insatisfacción vital, tu frustración y haciéndote ver las carencias.

Las carencias que muestra el hambre en tus sueños pueden ser afectivas, sexuales o económicas. Soñar con hambre también se refiere muchas veces al aspecto económico, donde te sientes agobiada por no llegar a fin de mes o porque vives con un salario injusto. Observa bien tus sueños con hambre porque pueden indicarte todas esos aspectos de tu vida que deseas mejorar.

Se trata de sueños reveladores, si bien tienen un significado negativo, de los que puedes sacar mucho provecho para avanzar. Porque soñar con hambre también indica que quieres algo más, que aspiras a algo más, a más dinero, a fama o, simplemente, a más amor.

Significados positivos de soñar con hambre

Aunque en principio los sueños en los que tienes hambre tienen un significado negativo, también encontramos interpretaciones positivas. Si en el sueño sacias tu hambre, significa que pronto lograrás salir de esa temporada de carencias. Porque el hambre también habla de determinación y de fuerza de voluntad, esas que necesitas para conseguir todo lo que te falta.

Por otro lado, si en el sueño no eres tú la que está hambrienta, sino otras personas a las que estás dando de comer o proporcionando comida, el significado se refiere a tu generosidad y entrega a los demás. Seguramente porque te estás abriendo a las personas que te rodean a las que colmas de cariño y atenciones.