¿La timidez es genética?: el origen de las personas tímidas

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

¿El tímido nace o se hace? Una de las grandes preguntas sociales sobre la que los expertos aún no se han puesto de acuerdo. Aunque la timidez se puede vencer, las personas que proponen un origen genético para su timidez están convencidas de que el esfuerzo no va a merecer la pena, ya que han nacido tímidas. No es así, independientemente de si la timidez es genética o no lo es, siempre se puede dejar de ser tan tímida.

El origen genético de la timidez

Existe la creencia de que el que nace tímido, se muere tímido. Por eso muchas personas tímidas se dejan paralizar por ese rasgo del carácter. Pero asumir con resignación la timidez puede tener consecuencias nefastas en todos los ámbitos de la vida, ya que conduce al aislamiento, a la soledad y a la baja autoestima. Así pues, sea o no sea genética, seguimos tratando de superar la timidez.

Algunos científicos han descubierto el gen de la timidez que demuestra que la persona tímida lo es desde su nacimiento. Pero eso no quiere decir que las personas que nacen con el gen 5-HTTLPR tengan que ser necesariamente tímidas. Porque puede que hayas nacido con el gen de la timidez, puede que en tu familia haya un largo historial de tímidos, pero ese rasgo de la personalidad se puede ir modificando y difuminando si te lo propones. No es de obligación acarrear con semejante legado familiar.

La conclusión de que si naces con el gen de la timidez serás una persona tímida es totalmente errónea. Puede que hayas nacido más predispuesta para desarrollar la timidez, pero en esta característica son fundamentales los factores externos que son lo que determinan realmente a una persona tímida. Y en el puesto número uno de factores externos desencadenantes de la timidez se sitúa la infancia.

La infancia es una etapa clave en el desarrollo de la timidez, mucho más influyente que el factor genético. Una persona que pasa su infancia sobreprotegida o, por el contrario, totalmente desatendida, un niño sujeto a una excesiva disciplina, a castigos o riñas frecuentes, con padres demasiado exigentes y que no cuidan la autoestima infantil, será con toda probabilidad un adulto tímido, independientemente de su genética.

Puedes leer más artículos similares a ¿La timidez es genética?: el origen de las personas tímidas, en la categoría de Timidez en Diario Femenino.