Lo que el color de tus mocos dice de tu salud

Tus mocos pueden ser la señal de que tienes algún problema

María Fernández

Lo que el color de tus mocos dice de tu salud

Superémoslo: todos tenemos mocos. Partiendo de ello, no debemos sentirnos tan repugnados por ellos, y más teniendo en cuenta la importante labor que tienen en tu cuerpo. Por ejemplo, pueden convertirse en tu primera señal de alerta de que algo no está yendo bien en tu salud.

Puede que echar un vistazo a tu pañuelo cada vez que te suenas la nariz sea un poco desagradable. Pero cuando sepas todo lo que el color de tus mocos dice de tu salud, no podrás evitar a hacerlo.

¿De qué color son tus mocos?

Los mocos sirven para proteger los pulmones de los gérmenes, polvo y demás suciedad que respiramos a diario. Gracias a los pequeños pelos, se aseguran de que todo lo malo que entra en tu nariz, se queda atrapado.

Es posible que hayas notado que cada día son de un color y de una consistencia diferente. Y es que su aspecto puede revelarte algunos problemas de salud que podrías estar padeciendo y de los que no eres aún consciente. ¿De qué color son tus mocos?

+ Cuando los mocos son líquidos

Si habitualmente tienes mocos transparentes y líquidos, no tienes nada de lo que preocuparte. Estos mocos que parecen agüilla son la forma que tiene tu nariz de limpiarse ella solita. También son los más habituales cuando tienes alergia.

Cuando tus mocos son líquidos

+ Los mocos blancos y viscosos

Si cuando te suenas ves el pañuelo lleno de mocos blancos que, además, suelen ser bastante viscosos, podrías tener alguna pequeña infección en tu interior. Tu cuerpo está intentando sacar lo malo que tiene dentro. Esta mucosidad no es motivo de preocupación, siempre que no sea así siempre.

Cuando tus mocos son de color blanco

+ Pero, ¿y si mis mocos son amarillentos?

En estos casos, la infección puede ser un poco más severa, aunque no es necesario poner el grito en el cielo. Tus mocos tienen este color porque están repletos de glóbulos blancos que han estado luchando en el interior de tu cuerpo. A no ser que vengan acompañados de otras molestias, como dolor de garganta o tos, se te pasarán rápido. ¡No olvides mantenerte muy hidratado!

Cuando tus mocos son de color amarillo

+ Qué significan los mocos de color verde

Cuanto más oscuros y opacos sean los mocos, más problemas de salud podrías tener. Tienen este color tan característico porque son producto de resfriados o infecciones. Su consistencia puede variar mucho, pero no dudes en acudir a un médico o pedir consejo a tu farmacéutico si persisten durante mucho tiempo o vienen acompañados por otros síntomas.

Cuando tus mocos son de color verde

+ Sí, los mocos rojos existen

Cuando los mocos tienen una tonalidad rojiza puede deberse a que tienes una herida dentro de tu nariz y te está saliendo sangre. En estos casos, tiene que primar el sentido común porque, dependiendo de la cantidad de sangre que te salga podría ser necesario acudir al médico.

Cuando tus mocos son de color rojo

+ Si ves que tus mocos son marrones o negros… 

Es normal que te asustes si, al sonarte, ves que ha salido de tu interior un moco marrón o casi negro. Pero, en la mayoría de los casos, no hay de qué preocuparse porque lo más probable es que hayas inhalado suciedad. Los mocos de este color son habituales cuando estás en entornos muy contaminado, inhalas humo, etc. En otros casos, los menos, este tipo de mocos podrían estar indicándote que tienes algún tipo de infección en la nariz.

Cuando tus mocos son de color marrón o negro

Los beneficios de comerse los mocos

Lo que lees, aunque tu madre nunca te lo permitió, comerse los mocos tiene algunos beneficios para la salud. Este hábito tan mal visto, cuando se convierte en trastorno psicológico, tiene nombre: mucofagia

Según un estudio realizado por el National Center for Biotecnhology Information de Canadá ha demostrado que los mocos contienen mucinas salivales que ayudan a evitar que aparezcan caries. Además, te librarán de algunas infecciones respiratorias o problemas estomacales. Hay que tener en cuenta que los mocos tienen una gran cantidad de bacterias que ponen a trabajar y estimulan los intestinos. Pero, ¡cuidado! Porque de tanto hurgar y hurgar en la nariz, se pueden producir heridas y con lo sucias que llevamos siempre las manos…