Remedios caseros para la gastritis

Marta Valle

La gastritis resulta una patología bastante común que tiende a afectar a la mayoría de las mujeres en algún momento nuestras vidas. Esta enfermedad se desarrolla fundamentalmente cuando el revestimiento que conforma las paredes del estómago sufre algún tipo de alteración, de modo que aparezca inflamado o hinchado. Aunque de forma general, esta anomalía puede ser resuelta mediante los medicamentos prescritos por un médico de cabecera o por la revisión de nuestra rutina alimentaria, también podemos echar mano de algunos remedios caseros de uso popular con el objetivo de paliar las consecuencias negativas que se derivan de ella.

Cómo remediar una gastritis mediante el uso de remedios caseros

Uno de los remedios caseros más tradicionales de cara a paliar los síntomas que se desprenden de una gastritis es la ingesta de agua con limón. La clave de este método reside en que el estómago detecta la acidez cuando el zumo de limón disuelto en agua lo alcanza, por lo que inmediatamente deja de producir los jugos gástricos que están desarrollando los dolores en la zona. También hay que tener en consideración las propiedades cicatrizantes que dispone esta fruta, por lo que es posible que pueda sanar alguna úlcera superficial.

Las patatas suponen otro remedio clásico para la gastritis. Para conseguir un efecto lo más eficaz posible sobre los dolores hemos de pelar media patata, molerla y mezclarla en medio vaso de agua. Una vez realizado este proceso, debemos dejar reposar el preparado durante toda una noche para proceder a tomarlo al día siguiente. Proporciona un importante alivio. También la gelatina sin sabor supone un remedio casero que nos puede ayudar a combatir la acidez siempre que la utilicemos dos veces al día.

Licuar un manojo de perejil en un vaso de agua puede proporcionarnos un gran apoyo a la hora de paliar los síntomas que se derivan de las gastritis, no sólo por sus propiedades diuréticas sino también por su acción antiácida. Como último remedio casero útil podemos recurrir a las infusiones de jengibre, de fácil preparación en el hogar y muy usadas para tratar multitud de anomalías digestivas.