¿Sirve la aspirina para quitar el dolor de garganta?

Ventajas e inconvenientes de tratar las molestias de garganta con aspirina

María Fernández

La aspirina, la medicina para aliviar el dolor de garganta.

Cuando te duele la garganta, estás dispuesta a hacer cualquier cosa que te alivie esa horrible sensación. Entre los tratamientos más habituales está la aspirina. Pero, ¿verdaderamente sirve para quitar el dolor de garganta?

La aspirina para tratar el dolor de garganta

Antes de empezarte a hablar de las características y ventajas de la aspirina como remedio para el dolor de garganta, es importante que hagamos un par de precisiones. Esta pastilla es una medicina, por lo que quien mejor te puede recomendar su ingesta es un médico. Solo un profesional sabrá si es el remedio que tu caso necesita. No tomes la aspirina si padeces alguna afección en la que esté contraindicada o si eres sensible a sus componentes.

+ ¿Cómo te puede ayudar la aspirina? 

El ácido acetilsalicílico, más conocido por su nombre comercial como aspirina, puede reducir la intensidad del dolor de garganta, especialmente si es provocado por el resfriado común. Te liberará, al menos parcialmente, del dolor durante las 6 horas que hace efecto, ya que se trata de una medicina analgésica. También es antinflamatoria y un descoagulante sanguíneo. Su efecto antipirético hará que te baje la fiebre.

Si la aspirina tiene mentol, te ayudará a aliviar esa incómoda congestión nasal que no te permite respirar y reducirá tu tos. Para tomar aspirina, puedes tragar la clásica pastilla pero también puedes hacer gárgaras con ella si la dejas disolver en agua.

+ Inconvenientes de tomar aspirina

Uno de los mayores inconvenientes de la aspirina es que es agresiva con el estómago y, además, si haces una ingesta muy elevada puede dañar tu riñón llegando a producir nefritis. Los menores de 16 años no deberían tomar aspirina sin la indicación de un profesional médico.

¿Sirve la aspirina para quitar el dolor de garganta?

Como alternativa puedes tomar ibuprofeno o paracetamol. El uso de antibióticos no suele estar recomendado a no ser que sea necesario. Cuando se abusa de este tipo de medicamento tu cuerpo se hace resistente y, cuando lo necesites de verdad, no hará el mismo efecto. De ahí, la importancia de tomarlos solo cuando nos los recete el médico y siguiendo sus instrucciones de dósis y horas. 

Si prefiere los remedios caseros, toma caramelos o haz gárgaras con diferentes enjuagues. Siempre puedes comprar en tu farmacia un aerosol anestésico para que reduzca tu dolor de garganta.