A mayor inteligencia, mayor riesgo de insomnio

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cuando tratamos los problemas de insomnio siempre insistimos en la necesidad de llevar un horario regular de sueño. Lo ideal es que el día es para vivir y la noche para dormir, pero muchas personas se encuentran más activas por la noche, lo que puede provocar problemas de insomnio. Algunos estudios afirman que las personas que se activan durante la noche son más inteligentes.

El sueño y la inteligencia

No es que seamos tan optimistas que queramos ver el lado positivo de un problema como es el insomnio. Es que algunos estudios afirman que las personas con un cociente intelectual más alto tienen más probabilidades de sufrir insomnio ya que se activan durante las horas nocturnas.

Parece que en algunas personas, el ciclo de sueño está ligado a su capacidad cognitiva y se mantienen despiertos hasta más tarde para aprovechar las mejores horas de su rendimiento intelectual. Siendo así que muchas personas preferirían realizar las tareas intelectualmente más duras, cuando los demás duermen.

No es difícil imaginarnos a esos estudiantes brillantes estudiando durante la noche, a los artistas derrochando creatividad nocturna o a escritores imaginando tramas desde la cama. Y es cierto que la noche incita a la creatividad y a la productividad, especialmente por la ausencia de ruidos y distracciones.

Riesgos de la actividad nocturna

Pero no podemos olvidar los riesgos de cambiar de hora el reloj biológico. Y es que el ritmo circadiano es el mismo para todas las personas, independientemente de su nivel de inteligencia. El cuerpo pide el descanso nocturno de forma natural, no es una cuestión de imposición de horarios sociales. La falta de luz diurna activa la producción de melatonina que es la hormona que regula el ciclo del sueño.

Por eso, incluso siendo muy inteligentes, las personas que realizan sus actividades más productivas durante la noche a costa de un reparador sueño nocturno tienen más posibilidades de sufrir trastornos emocionales como la depresión o la ansiedad, además de las consecuencias físicas de dormir mal.

Puedes leer más artículos similares a A mayor inteligencia, mayor riesgo de insomnio, en la categoría de Insomnio en Diario Femenino.