A mis amigas y a mí nos viene la regla a la vez, ¿por qué?

La explicación científica a la sincronización de la menstruación entre mujeres

Tamara Sánchez

A todas mis amigas y a mí nos viene la regla a la vez, ¿por qué sucede?

Madres e hijas, hermanas, amigas, compañeras de piso… Hay un millón de combinaciones posibles, pero el caso es que todas lo hemos vivido alguna vez. Te llega la menstruación y ese mismo día te cruzas con otra chica o mujer (e incluso puede que con varias) cercana a ti y te dice que a ella también le acaba de bajar. “¿Cómo es posible? ¿Las reglas se sincronizan?”, te preguntas.

Por algún extraño factor que desconoces de repente te encuentras compartiendo analgésicos, tarrinas de helado de chocolate y tampones y compresas con otra persona. ¿Pero por qué ocurre?

Lo cierto es que la explicación de este suceso o anécdota no está del todo clara. Existen dos teorías que parecen argumentar el por qué a todas tus amigas y a ti os viene la regla a la vez. A lo largo de este artículo te vamos a contar las dos para que tú misma decidas a cuál de ellas le ves más sentido. ¡Muy atenta!

¿Por qué a mis amigas y a mí se nos sincroniza la menstruación?

1 Feromonas, primera culpable de la sincronización de la menstruación

Feromonas, primera culpable de la sincronización de la menstruación

Esta teoría fue propulsada por la científica Bárbara McClintock. Bárbara empezó a investigar este extraño fenómeno después de darse cuenta de que la menstruación de siete socorristas que trabajaron juntas durante todo un verano se sincronizaba, es decir, a todas ellas les bajaba la regla el mismo día o al mismo tiempo. Tras desechar varias posibles hipótesis, concluyó que las culpables de este suceso son las feromonas.

Las feromonas son un conjunto de sustancias químicas que los seres vivos segregamos con el fin de provocar algún tipo de reacción o respuesta en otros individuos. Los humanos también segregan esta serie de sustancias y, a pesar de que nuestro olfato no es capaz de detectarlas, lo cierto es que nuestro cerebro sí que las percibe y las interpreta del mismo modo que lo hacen otros animales.

De esta forma, cuando las mujeres desprendemos feromonas por medio de la orina o el sudor, éstas son reconocidas por otras mujeres próximas a nosotras (ya sea nuestra madre, nuestra prima o nuestra mejor amiga), afectando a los niveles de la hormona luteinizante (LH), una de las principales estimuladoras de la ovulación.

Aunque se trata de una teoría muy defendida, la verdad es que no se sabe al 100% de qué manera pueden afectar las feromonas a la LH por lo que es necesario sopesar otras alternativas. Tanto es así que muchos científicos consideran que este análisis este repleto de errores estadísticos y metodológicos y que, por tanto, no debe ser tenido en cuenta.

2 Melatonina, segunda culpable de la sincronización de la regla

Melatonina, segunda culpable de la sincronización de la regla

La melatonina es una hormona a la que se conoce mejor por ser uno de los indicadores de los ciclos circadianos. Esto es así como consecuencia de los cambios producidos en su concentración a lo largo de todo el día, los cuales avisan a nuestro cerebro del momento de la jornada en el que nos encontramos y de si, por tanto, debe incrementar o reducir su actividad.

Por otra parte, la melatonina también tiene un papel esencial en el control de la hormona liberadora de gonadotropinas (GnRH), que segrega la FSH y la LH, dos hormonas de gran importancia en el transcurso del ciclo menstrual.

De esta manera, si dos mujeres llevan a cabo el mismo trabajo (como es el caso de las siete socorristas de McClintock), viven juntas o tienen una rutina diaria muy parecida, con una exposición a la luz similar, sincronizando la producción de GnRH, lo más probable es que terminen teniendo sus reglas a la vez.

Algunos científicos tampoco están de acuerdo con esta teoría y piensan que se trata de una mera casualidad. Lo cierto es que pueden existir otras explicaciones más allá de las feromonas y la melatonina, como por ejemplo que varias chicas lleven a cabo dietas parecidas, que se tomen la píldora anticonceptiva al mismo tiempo, que compartan rutinas de ejercicio, que tengan ciclos de sueño/vigilia similares o que estén atravesando factores de estrés. Todo esto puede influir decisivamente en los hábitos menstruales.

Sea como sea y mientras los científicos siguen buscando una explicación a por qué nos viene la regla al mismo tiempo que a nuestras amigas, nosotras seguiremos compartiendo dolores menstruales y a poder ser algún que otro caprichito en forma de dulce. ¿Os apuntáis?