Pies fríos: causas y soluciones

María José Roldán Prieto

Las personas que sufren constantemente los pies fríos puede ser un síntoma de una enfermedad subyacente grave como por ejemplo anemia, trastornos circulatorios o un problema hormonal. Si tienes los pies fríos es necesario acudir al médico para que pueda determinar la causa exacta de esa mala circulación y poder seguir un tratamiento. Normalmente los tratamientos suelen ser masajes, un ajuste en la dieta o ejercicios para poder mejorar la circulación sanguínea y calentar las extremidades. ¡Debes cuidar tus pies! 

Por qué se enfrían fácilmente los pies

 Cuando el cuerpo se expone al frío intenta mantener el calor, pero si se enfría la circulación disminuye en brazos, piernas, orejas y nariz para que el resto del cuerpo pueda mantenerse caliente. Cuando las temperaturas son bajo cero se puede formar hielo en estas áreas porque hay menos circulación. Pero, ¿cuáles pueden serlas causas de tener los pies fríos?

- Lesiones por frío que pueden ser causadas por el enfriamiento de la piel. Esto puede ocurrir después de haber estado expuesta a condiciones frías y húmedas.

- Mala circulación de la sangre. Sobre todo cuando se tiene una vida demasiado sedentaria la circulación de la sangre puede verse perjudicada y por ello se enfrían las extremidades.

- El fenómeno Raynaud que provoca un estrechamiento anormal de los vasos sanguíneos que se contraen con el enfriamiento de manos y pies. Si crees que puede padecer este problema deberás acuidr a tu médico para que evalúe tu estado.

Soluciones para las personas con pies fríos

También puedes encontrar algunas soluciones que puedes emplear en tu vida diaria para intentar que tus pies vuelvan a coger su temperatura normal:

- Ejercicio regular. El ejercicio de pies o cualquier ejercicio regular aeróbico como por ejemplo correr, hacer senderismo o montar en bicicleta pueden ayudar a prevenir los pies fríos. Los ejercicios de pies también son una buena opción.

- Aplicar agua para estimular la circulación. Las duchas de agua fría, tibia o caliente también estimulan el flujo de sangre. Lo ideal es remojar los pies unos 10 minutos en agua caliente, después sumergirlos en agua fría durante otros 10 minutos y alternar acabando con el baño de pies fríos. Después tendrás que secar inmediatamente y poner calcetines calientes.

- Otros métodos para solucionar los pies fríos. Hay otros métodos que también puedes tener en consideración como por ejemplo los masajes de pies para mejorar la circulación, baños con lavanda, mejorar la dieta y comer más frutas y verduras.