Aprender de los errores del 2012 para triunfar en el 2013

Laura Sánchez

Aprender de los errores

En el 2013 queremos hacerlo bien. Nos hemos propuesto ser felices y sonreír los 365 días del año aunque este año tenga un día menos y para conseguirlo vamos a cambiar de táctica. Vamos a dejar de soñar por un momento, poner los pies en la tierra y analizar los errores cometidos en el 2012. Pero no para castigarnos, ni para sentirnos culpables, sino para aprender de ellos y utilizarlos como trampolín hacia el éxito.

Aprovechar los errores

La mayoría de las personas tendemos a considerar los errores como una mancha, como algo vergonzoso que más vale esconder y olvidar cuanto antes o como un indicativo de nuestra incompetencia, de nuestra incapacidad para desenvolvernos en la vida. Y eso es algo que merma considerablemente nuestra autoestima y, sobre todo, nuestra ilusión. Porque esa forma que tenemos de considerar los errores hace que por cada error cometido disminuyan las fuerzas y las ganas para intentarlo otra vez.

Sin embargo, asumiendo que "errar es humano", como ya sabían desde la antigüedad, existe otra forma de gestionar nuestras equivocaciones para sacar provecho de ellas. Y es tomar al error como la base misma del aprendizaje vital y de la experiencia. Ese miedo que habitualmente tenemos a equivocarnos es infundado, porque de un error se pueden sacar infinitas posibilidades para nuestro desarrollo tanto personal como laboral.

¿Tienes miedo a equivocarte? Piensa que cualquier logro médico o científico ha sido el resultado de un proceso de ensayo/error. Piensa en qué punto estaríamos si todos esos científicos se hubieran desanimado al primer error y hubieran dejado de intentarlo. No dejes que el miedo a equivocarte te paralice y te impida tomar decisiones, porque equivocarte es la única manera que tienes de aprender y seguir adelante.

Cómo mirar el error desde otro punto de vista

Existe un gran componente educacional en ese miedo irracional que tenemos a equivocarnos. Y es que tradicionalmente el acierto inmediato ha sido premiado, mientras que el error ha sido castigado y condenado, olvidando así, esa parte de la equivocación que hace que demos el siguiente paso mucho más seguras, pues ya conocemos lo que puede fallar.

Si has fracasado en un negocio, no quiere decir que no debas volver a intentarlo. Si analizas los errores cometidos, podrás ver la situación de una forma más global y es muy probable que esta vez consigas el éxito. Si has fracasado en una o en varias relaciones de pareja, no te cierres al amor, reflexiona honestamente sobre todo aquello en lo que te equivocaste, y así podrás reaccionar de forma diferente la próxima vez que te encuentres al hombre de tu vida.

Lo más importante es que no te infravalores por cometer errores. Seguramente conoces a una de esas personas que parecen no haberse equivocado en su vida. No te engañes, la única diferencia es que ellos son incapaces de reconocer el error, así que aprovéchate de haber estudiado a fondo tus errores, porque ellos te darán los recursos necesarios para enfrentarte a cualquier situación en esta vida.