El significado de soñar que no hay coches en la ciudad

¿Te imaginas una ciudad sin autos?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

A veces los sueños te dejan con una extraña inquietud porque no sabes muy bien si ha sido un buen sueño o una pesadilla. Es el caso de soñar que no hay coches en la ciudad, un sueño muy curioso que puede aclararte algunas cosas de tu momento vital. ¿Quieres conocer el mensaje de tu subconsciente? Entra en nuestro diccionario de sueños y descubre su significado.

Precaución al soñar que no hay coches

En tu sueño ves la ciudad, tal vez con su actividad habitual de personas yendo y viniendo a sus trabajos, con los comercios abiertos pero con menos ruido. Algo falta en esta imagen y son los coches. Estás en una ciudad sin coches y aunque pueda ser el ideal de vida ecológica y sana, lo cierto es que resulta bastante extraño, ¿verdad?

1 ¿Por qué no hay coches en la ciudad? Para entender el significado de este sueño tienes que conocer el simbolismo de los coches. Los coches te llevan de un lado a otro, también te llevan a tu destino y, por eso, representan el vehículo en el que te mueves por la vida. Poco importa si en tu vida real tienes coche o no, porque en sueños es el medio que te posibilita avanzar.

2 Que no haya coches en la ciudad que sueñas se puede interpretar como un momento de parón vital, de bloqueo o incluso de parálisis. ¿Sientes que no te puedes mover?, ¿sientes que vas demasiado despacio?, ¿piensas que nunca vas a llegar a tu destino? Atiende a tus emociones porque ellas te dan la clave de esos mensajes oníricos que no llegas a entender cuando despiertas.

3 O puede que no te sientas presionada por la ausencia de coches en la ciudad. Puede que notes cierta calma y alegría porque en realidad no tienes prisa. ¿Y si es una ciudad slow de esas en las que el ritmo es otro más propicio para el bienestar? Si solo hay peatones, el ritmo vital lo marcan las personas y no las máquinas. Tal vez te sientas feliz de que no haya coches en la ciudad y eso es porque has logrado vivir a tu propio ritmo.