Las pesadillas más comunes

Laura Sánchez

El significado de las pesadillas

El mundo de los sueños está rodeado de misterio y de confusión. A veces intentamos interpretar lo que soñamos, unas veces le damos mucha importancia y otras pasamos por alto detalles del sueño que podrían ayudarnos a mejorar en nuestro día a día. Lo cierto es que soñamos todas las noches, aunque la mayoría de las veces no recordemos los sueños y, generalmente, no constituye un problema si por la mañana te levantas y recuerdas un sueño agradable o incluso un sueño erótico. El problema surge cuando lo que soñamos es una pesadilla.

Por qué tenemos pesadillas

Tener una pesadilla una noche no supone ningún tipo de problema, pero si las pesadillas se vuelven recurrentes puede afectar a tu salud, ya que se altera el ritmo del sueño impidiéndote dormir bien y, por lo tanto, descansar. También ocurre que muchas personas que sufren pesadillas frecuentemente retrasan todo lo posible el momento de irse a la cama por el miedo que tienen a soñar algo desagradable.

La pesadilla no es más que una reacción física y psicológica provocada por nuestro estado emocional, ya sea angustia, estrés, ansiedad, preocupación o un estado postraumático. Muy a menudo las pesadillas aparecen tras haber sufrido un accidente, o una enfermedad o una muerte cercana. La pesadilla es, por lo tanto, el reflejo de nuestras inquietudes, miedos, temores y preocupaciones.

Cómo controlar las pesadillas

No es fácil enfrentarse a un caso de pesadillas recurrentes, pero los psicólogos dicen que conviene reflexionar sobre lo soñado para mejorar nuestro desarrollo personal. Algunas de las pesadillas más frecuentes son la persecución, las caídas, los monstruos o personas que nos atemorizan, la casa que se derrumba o la muerte de un ser querido.

Todas estas pesadillas reflejan los temores diarios de la persona que sueña. Puede ser que estés intentando evitar a alguien y no sepas cómo hacerlo, puede que te preocupe la idea de no ser capaz de mantener tu familia unida, puede tratarse de un miedo ante lo desconocido cuando te enfrentas a nueva etapa vital, etc.

Si durante varias noches sueñas la misma pesadilla y eso te afecta a tu vida diaria puedes intentar cambiar esa pesadilla. dvertimos que no es fácil, pero los expertos aseguran que una persona puede cambiar el guión de lo que va a pasar en su pesadilla si conoce de antemano los detalles. Antes de irte a dormir, visualiza la pesadilla y modifícala mentalmente hasta que le des un final aceptable. De esta forma, esa pesadilla no se volverá a repetir.

En cualquier caso, para evitar tener pesadillas también es importante mantener un horario regular de sueño y evitar tomar bebidas estimulantes como té o café a última hora de la tarde. Es importante también evitar el alcohol y, si estás tomando un nuevo medicamento, consúltalo con tu médico, porque tal vez sea ese medicamento el que te está produciendo las pesadillas. Puedes tener en cuenta que la fitoterapia te ayuda a dormir mejor y si practicas algo de ejercicio físico un rato antes de acostarte dormirás más relajada.