¿Cuánto tiempo tarda en curarse una ciática? Formas de calmar el dolor

Consejos para reducir el dolor ciático en casa

L.D

Cuánto dura una ciática en curarse

Si has sentido alguna vez el dolor de ciática sabes de qué estamos hablando sin necesidad de explicártelo, ¿verdad? Pero si todavía no lo has padecido, debes saber que es uno de esos dolores que sabrás identificar a la perfección cuando te suceda. Se extiende a lo largo del trayecto del nervio ciático, desde la parte inferior de la espalda, por la cadera y los glúteos, hasta llegar hacia abajo de la pierna. 

Cuando padeces este dolor lo único que deseas con todas tus fuerzas es recuperarte cuanto antes, aunque si nunca te ha pasado es normal que te preguntes cuánto tiempo tarda en curarse una ciática. Por ello, te contamos todo lo que necesitas saber y algunas formas de calmar el dolor que pueden servirte de gran ayuda. ¡Empezamos! 

¿Cuánto tiempo dura la ciática?

La ciática es un dolor que puede variar mucho, todo depende de su intensidad. Puede empezar a ser leve con una simple sensación aguda, o empeorar hasta hacerlo casi insoportable. Por lo general, solo afecta a una parte del cuerpo, es decir, a una pierna y no a las dos. Se caracteriza por la presencia de un dolor agudo al sentarse, punzante al caminar y puede incluso existir quemazón, adormecimiento u hormigueo a la hora de mover la pierna. 

Lo primero que debes hacer ante una situación de estas características es acudir al médico para que valore la situación y te recete los medicamentos que necesitas. A continuación, la siguiente pregunta es cuánto puede durar el dolor pero lo que suele suceder con la ciática es que el tiempo de recuperación varía mucho en función de su gravedad: 

- Si hablamos de un nivel leve podría durar desde un par de semanas hasta un mes. Todo dependerá de los ejercicios terapéuticos que se realicen para recuperar la zona afectada de manera óptima y saludable. 

- Si se posee un dolor intenso u hormigueo, la duración podría llegar hasta los tres meses. Y en estos casos tendrá que ser un especialista quien realice los ejercicios necesarios para recuperarse cuanto antes. 

- Si se trata de una dolencia más grave, en la que existe una disminución de los reflejos y adormecimiento, podría extenderse hasta los 4 o 6 meses, llegando a ser necesaria una cirugía. 

Las mejores maneras de aliviar el dolor de ciática

Formas de aliviar el dolor de ciática

En la mayoría de los casos de ciática, el descanso y el tiempo suelen ser buenos aliados para recuperarse. Sin embargo, existen algunos trucos caseros que pueden colaborar en aliviar los dolores, evitar que los síntomas empeoren y acelerar la recuperación.

+ Compresas calientes

Lo primero que debes hacer es ayudarte de todo tipo de toallas calientes, mantas, platillos o sacos de semillas para aliviar el dolor. Lo mejor es que los calientes, y te los coloques justo en las zonas en las que sientes ese dolor. 

+ Estiramientos

Es, sin duda, la parte más importante tanto para prevenir como para curar. Si realizamos ejercicios de estiramientos en la zona lumbar podremos sentirnos mejor y aliviar el dolor. Algunos de ellos son:

- Estiramiento 1: Colócate boca arriba tumbada en una superficie lo más recta posible. Llévate una rodilla al pecho, acercándola todo lo que puedas y aguanta durante medio minuto. Alterna con las dos piernas mientras notas cómo se estira la zona lumbar.

- Estiramiento 2: Repite lo mismo pero esta vez sentada. Con la espalda recta y las dos piernas estiradas hacia delante, flexiona la rodilla y llévatela hacia el cuerpo, de forma que el talón intente tocar el glúteo. Agárrate la pierna para ayudarte y aguanta ahí 30 segundos. Repite con la otra pierna. 

- Estiramiento 3: Colócate con la espalda pegada al suelo y los pies es una pared. Es importante que, en esta postura, no sientas dolor. Empezaremos por llevarlas puntas de los pies hacia arriba, de forma que notemos que el nervio por detrás de la pierna se va estirando. 

+ Hábitos saludables

Si ya te has recuperado de la ciática, es normal que no quieras volver a pasar lo que has pasado. Por ello, debes mantener algunos hábitos para evitar que ese dolor vuelva a tu organismo. Por ejemplo, es importante que intentes caminar regularmente o hacer algún tipo de ejercicio suave para evitar el sedentarismo.

Puedes practicar yoga o pilates ya que te ayudarán a realizar estiramientos de forma diaria. Así mismo, debes intentar mantener una postura correcta en cualquier situación de tu vida. Pon la espalda recta y las piernas apoyadas cuando estés sentada.