Dolor de espalda por gases: síntomas y remedios más eficaces

Causas y tratamiento de la acumulación de gases

Laura D

En algunas ocasiones podemos sentir dolor de espalda e incluso identificar que no se trata de algo a nivel muscular. Pero no somos capaces de localizar el origen o motivo de esa dolencia. Existen muchas causas por las que nos puede doler la espalda y, en algunos casos, significa la acumulación de gases intestinales.

Sí, has leído bien. El dolor de espalda (sobre todo el localizado en la media y baja espalda) puede venir causado por gases. Estos se acumulan en el estómago y en el intestino durante la digestión, quedan atrapados allí, no pueden moverse y, por lo tanto, no pueden ser expulsados, (o bien por la boca, en forma de eructo, o bien por el ano en forma de flatulencia). Por ello la zona se hincha, llegando a producir punzadas en la espalda. El dolor de espalda por gases tiene una serie de síntomas, pero también unos remedios eficaces que te ayudarán a solucionar tus problemas. 

Síntomas del dolor de espalda producido por los gases

Este dolor de espalda suele venir acompañado de otros síntomas que nos indican que tenemos acumulados muchos gases. Entre ellos podremos observar que el abdomen ha aumentado de volumen considerablemente y tenemos presión en él, así como en la boca del estómago. Sentimos que los pantalones nos aprietan, nos dan pinchazos en la tripa y estamos muy incómodas. La sensación, lejos de ser una metáfora sencilla, es realmente como si te sintieses un globo lleno de aire a punto de explotar.

Esta acumulación se produce porque el ácido del estómago provoca la aparición de bolsas de aire que hacen que se acumule y cause presión. Nuestro cuerpo puede utilizar y hacer desaparecer cierta parte pero lo cierto es que el resto debe ser expulsada. La mayoría de los gases que se producen en nuestro organismo suelen aparecer después de las comidas, pudiendo hacerlo hasta dos horas más tarde.

Cómo aliviar el dolor de espalda por gases

La solución más común a esta dolencia, aunque a veces no sea fácil, es la expulsión de los gases. Existen varios remedios con los que podemos ayudarlos a salir, aunque debes tener en cuenta la alimentación como medida preventiva principal. Los remedios más comunes son: 

+ Las infusiones, como el té de anís o la manzanilla pueden ayudarte en el proceso. Puedes ingerir estas bebidas después de las comidas, y lograrás sentirte mucho mejor. 

+ Practica mucho deporte, como caminar o dar un agradable paseo. Con ello favorecerás el movimiento de los intestinos, así como el funcionamiento de tu aparato digestivo. 

+ Puedes practicar algún ejercicio para la eliminación natural de gases. ¿Un ejemplo? Ponte de rodillas, sentada sobre ellas, y con los brazos apoyados en el suelo estirados hacia adelante. Alterna esa posición con las cuatro patas, y producirás un movimiento natural que favorece la expulsión de las flatulencias. 

+ La menta también puede ayudarte con los problemas digestivos relativos a los dolores de gases. Tiene un efecto antiespasmódico que ayuda a calmar y relajar los músicos para que se puedan expulsar los gases.

¿Cómo prevenir los gases? 

La mejor manera de hacer frente a los gases antes de que causen cualquier dolor de espalda es cuidar la alimentación. Los gases se pueden acumular por problemas gastrointestinales, intolerancia para digerir bien un alimentos, estrés, comidas picantes… Además, existen algunas frutas y verduras que producen gases, como por ejemplo las coles de Bruselas, los guisantes, el arroz, la pasta y las patatas.

Evita las comidas cuantiosas y las bebidas muy azucaradas o gaseosas (como refrescos, cerveza o tinto de verano) ya que te aportarán mucho gas innecesario, y harán que te sientas mucho más hinchada de lo normal. 

Beber con pajita, comer muy rápido, masticar chicle o tumbarte después de comer también contribuyen a la proliferación de gases. Es mejor que no te tumbes nada más terminar de comer o cenar, y te sientes mientras haces la digestión. 

Es importante que tengas en cuenta que, aunque estos alimentos causan gases, no debes eliminarlos de tu dieta pues cuentan con nutrientes y fibra necesarios. Solo debes encontrar un equilibrio para consumirlos sin que te supongan malestar general a diario.