¿Es compatible el DIU con la lactancia?

Dar el pecho y colocarse un dispositivo intrauterino sí es posible

Laura García
Laura García Periodista

La lactancia es una época de retos para la mujer y si junto a ella y las hormonas del embarazo, juntamos retomar las relaciones y decidir qué método anticonceptivo queremos usar que sea compatible con dar el pecho, esto puede ocasionar agobio en la madre. El DIU es uno de los dispositivos anticonceptivos más demandados tras el parto pero muchas mujeres tienen dudas sobre él. Por eso, en Diario Femenino te vamos a resolver una de las más comunes: ¿es compatible el DIU con la lactancia? 

Sí, es compatible el DIU con la lactancia

Cualquiera de los dos dispositivos intrauterinos, tanto el DIU de cobre como el hormonal, son perfectamente compatibles con la lactancia. Hay diversos métodos para evitar la concepción pero se debe tener en cuenta que no todos son aptos durante la lactancia. ​Sin embargo el dispositivo intrauterino sí lo es. Evita la fecundación impidiendo el paso de los espermatozoides para alcanzar el óvulo.

Lo mejor de este método es que tiene una eficacia del 98% y que es económico en relación al tiempo que te duran (mínimo 5 años), aunque tendrás que tener en cuenta dos cosas. Una, no protegen frente a Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) y dos pueden producir reglas dolores y abundantes, o todo lo contrario, falta de reglas de forma temporal.

Has de tener en cuenta que si el parto ha sido por cesárea tendrás que esperar unos 6 meses para poder ponértelo mientras que si el parto ha sido natural puedes ponértelo inmediatamente. Esto es debido a la involución uterina. Es decir, el proceso en el que, tras el parto, el útero vuelve a su estado de tamaño y forma normales.

Hablando en cifras podemos decir que este puede llegar a pesar un kilo de sus aproximadamente 70 gramos habituales y puede llegar a medio 34 centímetros de sus 6,5 normales. Tras un parto natural es más sencillo que esto ocurra en poco tiempo y esa es la razón por la que no tienes que esperar tanto para ponértelo.

Otra de las cosas que pueden preocuparte es que un DIU, al principio, puede causar molestias y dolores, sobre todo hasta que el cuerpo se acostumbra a él y es posible que puedas necesitar tomar de forma eventual antiinflamatorios para calmar esas molestias. ¡No te preocupes! Son compatibles con la lactancia aunque, si tienes dudas, pregunta siempre a tu ginecólogo.

Qué hacer y qué no durante la lactancia

Sin duda, dar el pecho a tu bebé es siempre una incógnita (y más aún para las madres primerizas), ¿lo cogerá bien? ¿Lo estaré haciendo bien? ¿Se quedará con hambre?

Pero después vienen otras dudas sobre qué comer o qué no podemos ingerir para que nuestro bebé no lo coma tampoco. Por ejemplo, métodos hormonales como la píldora anticonceptiva, el alcohol (si tomas algo se recomienda como mucho una copa a la semana y que sea alejada de la sesión, ya que puede afectar al olor y sabor de la leche) o las bebidas con cafeína puesto que pueden desvelar también a tu hijo.

Sin embargo, ¡que no te engañen! Hay otras miles de cosas que sí puedes hacer como depilarte o teñirte el pelo (es falso pensar que el tinte es tóxico y va a pasar de la cabeza de la madre a la leche del bebé). Con respecto a la alimentación sí puedes tener en cuenta varias recomendaciones:

+ Bebe mucho agua.

+ Toma alimentos ricos en fibra.

+ Aumenta las raciones fruta y verdura al día (al menos 5).

+ Incluye en tu dieta alimentos con almidón y más productos lácteos.

+ Toma alimentos ricos en vitamina D. Por suerte esta está incluida en los lácteos que te acabamos de contar (mantequilla, queso, yogur…), así como en los champiñones, la yema de huevo y pescados como la caballa, el atún o el salmón.