Quistes de ovario: cómo saber si son malignos (síntomas y tipos)

Pautas para saber si tienes un quiste en el ovario: diagnóstico y tratamiento

Alberto Alvarado García
Alberto Alvarado García Ginecólogo obstetra

Uno de los temores más grande de las mujeres es sufrir quistes de ovario. Definitivamente, cuando una mujer se entera de que tiene un quiste en el ovario se adentra en un duelo interno: ¿cómo es posible? ¿Tendrán que operarme? ¿Dolerá? ¿Es benigno o maligno? Todas esas preguntas que llegan a la mente una vez que se diagnostica un quiste trataremos de responderlas en Diario Femenino con la ayuda del ginecólogo obstetra Alberto Alvarado. 

Quistes de ovario: qué son y cómo se forman

Las mujeres tienen dos ovarios ubicados a cada lado del útero. Los quistes de ovario se deben a sacos o bolsas membranosas llenas de un líquido o sustancia sólida que se forma ya sea sobre o dentro del ovario afectado. Generalmente, los quistes de ovario no generan síntomas y pueden desaparecer después de algunos meses. A menudo, los quistes de ovario, a veces informados como tumores de ovario o tumores anexiales, se hallan en forma incidental en mujeres que no presentan síntomas y son diagnosticados en una exploración médica rutinaria o por medio de un ultrasonido (ecografía) realizado como parte de la consulta médica ginecológica. Estos quistes pueden ser fisiológicos (relacionados con la ovulación) o neoplásicos (crecimiento tumoral anormal).

Si bien la gran mayoría de los quistes de ovario son benignos, algunos son malignos. Aparecen sobre todo en edad reproductiva (15-45 años) y las causas más frecuentes en esta época son las de origen funcional (inofensivos y no cancerosos). En mujeres premenárquicas y posmenopáusicas deben ser objeto de estudio inmediato por aumento del riesgo de malignidad.

Síntomas de que tienes un quiste en el ovario

Cuando una mujer padece uno o varios quistes en el ovario puede llegar a experimentar los siguientes síntomas:

+ Menstruación irregular.

+ Dolor pélvico o abdominal.

+ Hinchazón o pesadez en el abdomen.

+ Dolor al tener relaciones sexuales.

+ Movimientos intestinales irregulares.

En caso de notar cualquiera de estos síntomas, seguido de fiebre o vómitos, es importante consultar a un especialista como un ginecólogo, para saber cómo tratar el quiste y evitar que se convierta en un problema mayor.

Tipos de quistes ováricos: ¿malignos o benignos?

Existen diferentes quistes de ovario, sin embargo, la mayoría se producen a causa de una anomalía en el propio desarrollo del ciclo menstrual, concretamente en la ovulación. En caso de ser leves, se les conoce como quistes funcionales. Estos generalmente son inofensivos, benignos (no son cancerosos) y desaparecen después de unos meses. No obstante, este tipo de quistes se divide a la vez en otros dos subtipos:

+ Quiste folicular: se produce cuando el folículo no libera el óvulo y este sigue creciendo. Los quistes foliculares no presentan síntomas y desaparecen en uno a tres meses.

+ Quiste del cuerpo lúteo: se conoce como quiste del cuerpo lúteo al folículo que libera el óvulo y comienza a producir estrógeno y progesterona. En ocasiones, este líquido se acumula dentro del folículo, provocando que el “cuerpo lúteo” se expanda, de esta manera se forma el quiste. Este tipo de quistes también suelen desaparecer después de unas semanas, aunque sí pueden sangrar y causar dolor.

Ahora bien, los quistes que no se relacionan con los funcionales incluyen:

+ Quistes dermoides: conocidos también como teratomas, son quistes que se forman por células embrionarias. No suelen ser cancerosos, pero pueden contener tejido.

+ Cistoadenomas: son los quistes que se forman en la superficie de un ovario.

+ Endometriomas: estos quistes pueden formarse por la endometriosis.

Estos tipos de quistes mencionados anteriormente, pueden expandirse, provocando que el ovario se desplace de su posición y aumentando la posibilidad de que una torsión dolorosa del ovario aparezca.

¿Cómo saber si tengo un quiste de ovario? Diagnóstico

Además de someterte a una evaluación clínica de salud regularmente tendrás que sospechar que padeces un quiste de ovario si tienes síntomas como los descritos anteriormente. La forma de diagnosticarlo es la siguiente:

+ El ultrasonido pélvico (ecografía pélvica) es el estudio de imagen de elección para evaluar los quistes de ovario y, por lo tanto, es el paso de elección después de hacer la historia clínica, realizar el examen físico y obtener los análisis de sangre.

+ La ecografía pélvica puede ser realizada por vía transabdominal o transvaginal. Esta última brinda imágenes más claras en la mayoría de las pacientes.

Los quistes simples con o sin hemorragia mayores o menores de 3 centímetros se consideran funcionales, sin embargo aquellos que miden más de 5 centímetros de diámetro se recomienda extraerlos si persisten o causan síntomas ya que pueden derivar en tumores malignos.

Tratamiento para los quistes de ovario

Una vez que ya se tiene el diagnóstico de un quiste de ovario, una vez analizado cada caso en particular, los tratamientos pueden incluir:

+ Esperar: como hemos mencionado anteriormente, los quistes de ovario que son leves suelen no mostrar síntomas y desaparecen en unos cuantos meses por lo que, en muchos casos, la paciente puede esperar y regresar a hacer de nuevo un examen para saber si el quiste ha desaparecido o permanece.

+ Medicamentos: uno de los tratamientos primarios son los medicamentos. El especialista podría recomendar la ingesta de anticonceptivos hormonales que ayuden a prevenir la recurrencia de los quistes ováricos.

+ Cirugía: en caso de que el quiste sea grande o siga creciendo y persista por más de dos o tres meses causando dolor, es cuando el doctor recurre a una extracción del mismo. Se podría realizar una cistectomía ovárica (extracción sin extraer el ovario) o una ooforectomía (extraer el ovario afectado).

Leer este artículo no debe dejarte con la piel eriza, como bien hemos dicho, en algunas ocasiones no hay de qué preocuparse ya que el quiste podría desaparecer en un tiempo. Sin embargo, tampoco debe relajarse en caso de creer que sufre de alguno. Consulte a un especialista y conozca qué tipo de quiste tiene y cómo tratarlo.

Agradecemos la colaboración del Dr. Alberto Alvarado García, ginecólogo obstetra. ¿Te ha quedado alguna duda? ¡Déjanos tus preguntas y comentarios! ¡Te leemos!

 

Referencias bibliográficas:

  • Juracán Morán, M. Eugenia & Barrientos Rojas, J. Carlos. (2015) Recurrencia de masa quística ovárica en mujeres premenopáusicas post aspiración trans abdominal guiada por ultrasoniso (Tesis doctoral). Universidad de San Carlos de Guatemala, Guatemala.
  • Schorge JO, Schaffer JI, Harivorson LM, Hoffman BL, Bradshaw KD. "Masas anexiales" williams ginecologia. Mc Graw Hill; 2009. p. 210–2013.

Puedes leer más artículos similares a Quistes de ovario: cómo saber si son malignos (síntomas y tipos), en la categoría de Ginecología en Diario Femenino.