Sorprendentes mitos del colectivo LGBT+: no creas todo lo que te dicen

Leyendas increíbles sobre las personas LGBT+ que deberías borrar de tu mente

Isma Pérez
Isma Pérez Periodista especializado en LGBT+

Los mitos y leyendas son narraciones para entender fenómenos o acontecimientos inexplicables en las sociedades antiguas. Con el paso del tiempo, estos se han convertido en ideas o narrativas que se alejan de la realidad evidente. Además, en muchas ocasiones, construyen una imagen estereotipada o prejuiciosa de la realidad que pretende explicar, como es el caso del colectivo LGBT+.

La diversidad afectiva y genérica se ha visto afectada en gran medida por una serie de estigmas, prejuicios y mitos que deforman la imagen e idea que tiene la sociedad respecto a quienes pertenecen a ella. Dicho de otro modo, las personas LGBT+ están atravesadas por un imaginario social que las tilda de enfermas, extrañas o seres antinaturales. Lejos de erradicar estas concepciones falsas y malintencionadas, muchas y muchos las perpetúan para acabar con la libertad e invisibilizar a quienes se encuentran dentro de la cuestión.

Esta actitud negativa responde al desconocimiento existente de las realidades que conforman la diversidad. Tiene como resultado una serie de estigmas que son tomados como una verdad absoluta e incuestionable que da lugar a la LGBT+fobia.

En Diario Femenino estamos muy comprometidas con la causa y nos mostramos en contra de este tipo de actitudes. Para ello, vamos a ofrecerte los sorprendentes mitos del colectivo LGBT+ y te explicaremos los motivos por los que todos y cada uno son falsos. ¡No creas todo lo que dicen!

Los mitos sobre el colectivo LGBT+ que debes eliminar de tu mente

Antes de comenzar a desmontar las leyendas más comunes respecto a estas realidades, hay que tener claro que los mitos son empleados para desprestigiar, despreciar o discriminar a estas personas. En muchas ocasiones, están fundamentadas en pensamientos religiosos o ideológicos, por lo que no tienen ningún argumento de peso para que sean verdades incuestionables.

+ Enfermedad física y/o mental

El mito de la enfermedad, ya sea mental o física, se ha empleado como una explicación de aquellas personas que no se ajustaban a lo ‘normal’. Es decir, amar a alguien de tu mismo género o no identificarse con el género impuesto al nacer se consideraba y considera un trastorno que debe ser tratado.

La realidad es otra completamente diferente. ¿Amar libremente es una enfermedad? ¿Ser fiel contigo mismo o misma es una enfermedad? ¿Ser coherente con tu identidad es una enfermedad?, sea cual sea la pregunta que vincula a la diversidad con la enfermedad obtiene la misma respuesta. Además, para ser considerada como tal debe contar con un diagnóstico, un tratamiento y una cura, aspectos con los que la diversidad no encaja. Deja de tratar a las personas LGBT+ como enfermas, ya que no lo son en absoluto y no tienen ningún trastorno físico o psíquico.

+ Recuperación, sanación y conversión

Este mito se responde por sí solo con la deconstrucción del anterior. Aun así, la diversidad no necesita de un tratamiento para la recuperación y sanación de una persona. Asimismo, tampoco requiere de terapias de conversión ni existe ninguna que lo consiga, por lo que deja de insistir en este tipo actos que solo consiguen dañar a las personas y generar más confusión.

+ Antinatural y alejados de la normalidad

La naturalidad y la normalidad son conceptos que, para la inmensa mayoría, van unidos y representan un patrón universal que debe adoptarse en todos los ámbitos de la vida. Pero, ¿quién dice lo que es normal y/o natural?, las mismas personas que han conformado un mundo en el que la heterosexualidad es la norma y todo aquello que se aleje de ello está mal.

Del mismo modo, ambos son conceptos muy subjetivos, es decir, lo que para una persona puede estar bien para otra no y viceversa. Ser LGBT+ no es ser antinatural o anormal, ser LGBT+fóbico y estar en contra de las diversidad y su expresión sí lo es.

+ Confusión o estado de alteración

La confusión es uno de los mitos más arraigados y que más afecta a estas personas. Este argumento es utilizado en más ocasiones de las que se piensa y se emplea para poner en duda los sentimientos, la identidad o el interior de las personas.

La confusión es fruto del desconocimiento y solo está presente en quienes no comprenden ni conocen las diversas formas en las que se puede manifestar la orientación, la expresión o la identidad de género. No taches a nadie de estar confuso o confusa, y revisa tus conocimientos acerca de otras formas de amar y ser amado, sentirse identificado o de expresarse.

+ Etapa transitoria o elección temporal

Ser LGBT+ no es una elección ni ninguna etapa que esté experimentando la persona en cuestión. ¿Ser hetero es una etapa o una elección?, la respuesta se aplica al resto de identidades, orientaciones o expresiones de género.

+ Promiscuidad y lujuria

La promiscuidad no es una característica o rasgos distintivos de una comunidad o un colectivo, va innato en las personas y en sus códigos conductuales. Además, no influye la orientación, expresión o identidad de género en ella, sino que dependerá de la manera de ser de las personas. ¿Puede ser que una persona LGBT+ sea promiscua?, sí, pero eso no convierte a todas en ello. No asumas los prejuicios y los estigmas como verdades y conoce a cada persona por cómo es más que por el qué dicen de ella.

+ Educación anormal

Muchas personas consideran que la diversidad es el resultado de una mala educación o por experiencias traumáticas durante la infancia. Este mito se desmonta por sí solo, ya que ser LGBT+ no es un aprendizaje ni una elección, se es desde el momento del nacimiento o desde que se toma consciencia del verdadero yo individual.

+ Paternidad o maternidad inválida

Debido a todos los mitos anteriores, hay personas que consideran que los y las integrantes de la comunidad LGBT+ no están capacitados/as para ejercer la paternidad o la maternidad. Además, apoyan su argumento en que su descendencia también mostrará tendencias LGBT+. ¿Dónde nacen y se educan las personas diversas?, de parejas heterosexuales. Esta es una respuesta genérica, pero existen una gran multitud de razones por las que pueden ser buenos padres y madres, todo depende de la calidad humana y los valores. Deja de poner en duda la validez de estas personas y piensa bien antes de ofrecer un argumento tan vacío.

+ Identidades unitarias

Afirmar que todas las personas LGBT+, sin tener en cuenta si su pertenencia es por la orientación, la expresión o la identidad de género, es perpetuar un estigma que afecta negativamente a la individualidad de cada persona. ¿Todas las personas hetero son iguales?, no, por lo que esta respuesta se puede aplicar también a la diversidad. Deja de asignar rasgos, conductas, actitudes y aptitudes a toda una comunidad.

Estos son los mitos más comunes y arraigados en la sociedad respecto a los y las personas pertenecientes a la comunidad LGBT+. Todos son ideas falsas que distorsionan y ofrecen una imagen equivocada de estas personas que influye y les afecta en su vida cotidiana.  Desde Diario Femenino nos oponemos a perpetuar estas afirmaciones y nos posicionamos claramente a favor de la diversidad, la igualdad, el respeto, la empatía y la tolerancia para con todas las personas sin importar sus condiciones.

Si quieres saber más acerca de otros sorprendentes mitos sobre el colectivo LGBT+ o tienes alguna pregunta sobre ellas, no dudes en dejarlo en los comentarios, te leeremos y responderemos encantadas.

Puedes leer más artículos similares a Sorprendentes mitos del colectivo LGBT+: no creas todo lo que te dicen, en la categoría de Sociedad en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: