13 pautas para explicar qué es la realidad LGBT+ a quienes la rechazan

Herramientas útiles para acabar con la homofobia

Isma Pérez
Isma Pérez Periodista especializado en LGBT+

La cuestión LGBT+ es uno de los temas más controvertidos y que mayores reacciones levanta en quienes se sumergen en una conversación o debate al respecto. Este asunto no debería ser susceptible de discusión, ya que pretenden, desde la máxima ignorancia, cuestionar las condiciones individuales de cada persona para obtener una respuesta de acuerdo con la experiencia y las creencias.

Es evidente que la reflexión solo se lleva a cabo cuando se tratan de orientaciones, identidades o expresiones disidentes, excluyendo a la sexualidad normativa, lo que supone que la diferencia, mal entendida, y la discriminación se acentúen creando brechas entre las personas. De hecho, existe un alto índice de personas que tienen una percepción negativa de las personas LGBT+ y de lo que representan en la sociedad.

¿Estás a favor de la realidad LGBT+ y no sabes cómo defenderla? No te preocupes, en Diario Femenino te enseñamos 13 pautas para explicar qué es la realidad LGBT+ a quienes la rechazan para contribuir en el cambio y algunas herramientas muy útiles para conseguirlo.

Claves a tener en cuenta en tu defensa de la realidad LGBT+

La homofobia o cualquier tipo de discurso o práctica negativa dirigida contra el colectivo deben ser entendidos para poder acabar con ellas. Por muchos y muchas es sabido que este tipo de fobia mal entendida se limita al odio, rechazo o discriminación de las personas por motivos de orientación, identidad o expresión de género. Sin embargo, la palabra fobia, en realidad, significa miedo o temor irracional. Por ello, cualquiera que emplee este término para definir su repulsa a dichas realidades pierde la coherencia y verdad en sus afirmaciones.

Debes comprender que cuando una persona siente rechazo por la diversidad es muy complicado producir un cambio, ya que está fuertemente influenciado por sus creencias y pensamientos que, además, se encuentran integradas en cualquier ámbito de su vida. Para comenzar, te proponemos algunas pautas útiles que debes tener en cuenta si quieres explicarle a alguien las particularidades del colectivo e intentar que reflexiones antes de continuar con su odio vacío.

1 Reflexiona sobre tus conocimientos y argumentos

Antes de intentar explicarle a alguien lo que es el colectivo LGBT+ y la consistencia del mismo, debes profundizar en tus conocimientos y descubrir qué es lo que sabes y hasta dónde llega la información que posees. Es muy importante, ya que con esto conocerás el alcance que tienes y los campos que debes cubrir con información para construir un argumento sólido y sin vacíos que puedan restarte a ojos de los y las homófobos.

Esta es la primera pauta que debes tener en consideración para comprender el punto exacto en el que te encuentras y la dirección en la que debes andar para ampliar tu discurso. No tengas miedo en reconocer que careces de la información necesaria para ofrecer una buena defensa y recuerda que siempre hay algo nuevo que aprender, sea cual sea el tema.

2 Infórmate y aprende aquello que desconoces

Como hemos dicho, es habitual que no sepamos todo de un tema en particular, lo apropiado es identificar los conocimientos y ampliarlos. Esta pauta, además de dotarte de nueva información, te hará comprender todas las particularidades de una realidad tan compleja, como es la LGBT+, y hará que ganas la suficiente confianza para defenderla como deseas. Recuerda que la información es poder y es la mejor herramienta para luchar contra los detractores de cualquier causa.

3 Acude a sitios especializados si tienes dudas

Es habitual que las personas recurran a sitios webs para informase sobre cualquier cosa, pero, en cuanto a la cuestión LGBT+, lo más indicado es acudir a sitios especializados como asociaciones o artículos teóricos que aborden el tema. Te aconsejamos la primera opción, ya que te resolverán todas tus dudas y consultas de una manera coloquial y, de ese modo, evitarás enfrentarte a algunos escritos teóricos bastante complejos.

4 Construye un buen argumento y no dejes ningún cabo suelto

Una vez que hayas recopilado toda la información que necesites, ordénala y estructura mentalmente o por escrito para construir un argumento lo bastante sólido para defender tu visión ante cualquier aspecto relacionado con el tema. Lo importante es que seas capaz de defender tu opinión o tus ideas de cualquier ataque mal intencionado y no haya ningún vacío que ofrezca una oportunidad a los detractores de perpetuar e imponer su idea.

Para poder hacerlo existen muchas técnicas, como te hemos mencionado, siendo la forma escrita la que mejor funciona para formar un buen argumento. También puedes hacerlo de forma mental, pero corres el riesgo de olvidar algunos detalles o no poder establecer una conexión entre ellos. No hace falta que te pongas a estudiar o memorices todo, simplemente consiste en interiorizar los contenidos y defenderlos con tus propias palabras.

5 Conoce a tu entorno y su opinión al respecto

Una vez que hayas cubierto el campo de la información, debes prestar atención a tu entorno y conocer la opinión, de manera sutil, sobre la diversidad sexo-genérica. Con total seguridad tendrás localizadas a las personas que tienen una visión negativa del tema, por lo que debes indagar sobre el origen de su opinión y si sus creencias influyen en ella.

Es bastante fácil detectar el origen, basta con prestar atención a los argumentos y las palabras empleadas para referirse a estas personas. Por ejemplo, si hacen alusión al infierno o cualquier castigo bíblico será una persona religiosa.

6 Establece debates desde una perspectiva desenfadada

Una vez localizadas a las personas detractoras, busca la manera de sacar el tema de una manera suave y en una situación en la que el ambiente sea el más propenso para evitar confrontaciones o discusiones innecesarias. No eleves el tono, no caigas en provocaciones y no te alteres en tu defensa, si consigues hacer esto estarás en el buen camino para conseguir el cambio que buscas. Recuerda, debes estar alerta y analizar constantemente todos los aspectos de la conversación y hablar en el momento adecuado para no provocar una situación incómoda o negativa que devalúe tu argumento.

7 Estudia las reacciones y anticípate a ellas

Otra buena pauta es que durante la conversación sepas identificar las reacciones que causan tus palabras para poder moldear el tono, el contenido o la forma en la que hablas para conseguir tu objetivo. Asimismo, al ser personas de tu entorno, conocerás sus limitaciones y sus reacciones, por lo que esta pauta te será más sencilla y sabrás cuándo es el momento de intensificar la información o retirarte.

8 Busca la forma de comunicar sin dar pie a otras interpretaciones

Debes ir construyendo un relato sobre la marcha en base a tus conocimientos y la información que manejas sobre el tema, por ello debes hacerlo siempre desde la calma. Aprende a comunicar con tus propias palabras y ser muy claro/a con lo que dices, ya que podrías dar pie a otras interpretaciones.

Las personas que muestran actitudes negativas contra el colectivo suelen tener sus ideas muy arraigadas y no es sencillo hacerles reflexionar, por lo que no debes errar en tu intento de hacerles reflexionar y repetir, tantas veces como sea necesario, aquello que no se ha entendido.

9 Establece un objetivo claro que cause una brecha 

Tu objetivo no es convencer o imponer tu opinión sobre la del resto, simplemente debes buscar la reflexión individual. En caso de pretender eso, estarás replicando la actitud de tu interlocutor/a y no llegaréis a ningún punto.

Debes localizar aquellos vacíos en su argumento y sembrar la semilla de la reflexión para que sea él o ella mismo/a quien cuestione sus ideas. Si consigues hacer esto habrás conseguido mucho más que a través de la imposición.

10 Evita la confrontación 

Evitar a toda costa la confrontación debe ser tu objetivo número uno. Es bastante evidente que a través de la disputa no se consigue nada y el efecto que buscas habrá quedado diluido por el intercambio de improperios sin sentido. Además, durante una ferviente conversación se elimina cualquier raciocinio y se tiende a no escuchar al contrario, por lo que el mensaje se pierde y desarrollará  una dinámica negativa cada vez que habléis de ello.

11 Ofrece un periodo de reflexión y no te precipites a reabrir el debate 

Si la conversación ha fluido desde el respeto, la calma y el intercambio de ideas, ha llegado el momento de retirarte y ofrecer a tu interlocutor/a un periodo para que reflexione sobre vuestra charla. No corras para reabrir el debate, deja que sea la otra persona la que te busque para continuar y aportar aquellas ideas que haya desarrollado durante este tiempo.

En caso de que pase un tiempo más que prudente sin que hayas recibido una respuesta o una réplica, aborda el tema de nuevo. Para ello, te aconsejamos que saques el tema de una manera muy sutil y sin que suene forzado, puedes aprovechar cualquier conversación e hilarla con el tema o preguntar abiertamente. En definitiva, se tú mismo/a quien decida cómo, dónde y cuándo reabrir el debate.

12 Analiza los resultados que has obtenido

Para comprender el alcance de tus palabras es vital que analices la repercusión que ha tenido en la otra persona tus argumentos. No pretendas que haya cambiado de la noche a la mañana, lo que realmente importa es que se aprecien cambios, por muy pequeños que sean, en sus discursos o pensamientos.

Recuerda, la intención no es manipular a nadie ni convencer de nada, simplemente es exponer tu punto de vista y abrir camino a la reflexión sobre aquellas ideas que tenga sobre lo LGBT+.

13 Estudia sobre nuevas intervenciones o abandonar el cambio 

Una vez que hayas podido comprobar el impacto de tu discurso en la conversación sobre la realidad LGBT+, llega el turno de una gran decisión. En este punto deberás decidir si continuar por este camino o, por el contrario, abandonar el cambio. Te aconsejamos que no tires la toalla a la primera, ya que habrá personas a las que les cueste más asimilar o pensar en la conversación que habéis mantenido. Busca nuevas formas de comunicación o maneras en las que tu mensaje sea captado de una forma diferente y más eficaz.

Herramientas para eliminar la homofobia de las personas de tu entorno

Como has podido ver, existen unas pautas que debes tener en cuenta para explicar a alguien de tu entorno, que es homófobo/a, lo que se esconde detrás de la cuestión LGBT+. Para que estas funcionen y consigas el efecto que buscas, deben estar apoyadas por una serie de herramientas. Existen muchas para gestionar estas conversaciones tan complejas con las que podrás conseguir los objetivos que te has propuesto. Presta atención:

+ Sabiduría

Comprende la sabiduría como el conjunto de ideas, conocimientos e información que dispones y descubre tus limitaciones. Evita sonar prepotente y mostrar una actitud altiva que confunda tus intenciones y ofrezca una imagen distorsionada. Recuerda, no es más sabido quién sabe, sino quien es capaz de reconocer su ignorancia y aprender de ello.

+ La palabra y el discurso

La mejor herramienta en una discusión, debate o conversación de cualquier tipo es la palabra. Debes primarla por encima de todo y entender que hay algunas que no debes emplear. Utiliza aquellas apropiadas y no caigas en el error de utilizar un discurso lleno de improperios o términos malsonantes.

+ Modulación de la voz

Es fundamental que aprendas a controlar el tono y modules tu voz para que no sea interpretada como un ataque o una imposición. Si mantienes un debate sobre un tema incendiario, lo mejor es que controles tu tono y no lo eleves, ya que se generará un entorno de tensión que ensombrecerá la charla.

+ Tranquilidad y templanza

Del mismo modo que con tu voz, debes controlar tus nervios y la comunicación no verbal, ya que te pueden inducir a una situación no deseada. Si permites que tus nervios se apoderen de la conversación generarán un espacio de tensión que será captado y utilizado en tu contra. Utiliza técnicas de relajación para poder defender tu discurso sin que nada lo enturbie.

+ Observación

Durante el debate es necesario que utilices la observación como principal herramienta para ir adaptando tus interacciones. Identifica las reacciones, la actitud y el lenguaje no verbal de tu interlocutor o interlocutora, y adáptate a los cambios.

+ Escucha activa

La escucha activa es otra herramienta que te ayudará a gestionar la situación y a comprender los pensamientos e ideas de la otra persona. Asimismo, te ayudará a descubrir e identificar aquellos puntos en los que debes incidir para favorecer la aparición de la reflexión.

+ Respeto

Este punto, más que una herramienta, es la máxima que debes seguir en cualquier conversación que mantengas sobre cualquier tema. El respeto debe ser llevado a cabo en todos los puntos de una charla y no se debe perder por ningún motivo. Recuerda, respeta a los y las demás si quieres ser respetado/a.

+ Anticipación

Esta es una de las herramientas más útiles que te podemos dar en este asunto. Si durante la conversación mantienes la escucha activa y la observación podrás anticiparte a cualquier argumento que se te presente de la mejor manera y podrás prever cualquier reacción ante tus palabras.

+ Conocimiento del entorno

No solo debes conocer el espacio en el que te mueves, sino también las personas con las que interactúas. Comprender la esfera en la que te mueves puede darte algunas ventajas y algunas pautas para gestionar mejor cualquier situación que se te presente.

+ Evita la persuasión y la imposición

Por último, hacer uso de actitudes persuasivas, convincentes e imperativas solo hará que te parezcas a quienes quieres hacer reflexionar. Recuerda que el motivo de esta conversación no es convencer ni imponer tu opinión por encima del resto, sino provocar una reflexión y que sea esa persona la que cambie por sí misma.

Si quieres explicar qué es la realidad LGBT a quienes la rechazan no te olvides de seguir estas pautas y herramientas de gestión. Son solo algunas ideas que creemos que te podrán venir de fábula si quieres llevarlo a cabo. En Diario Femenino somos partidarias de un diálogo calmado y respetuoso, y consideramos que el cambio se debe producir desde la reflexión individual y no desde la imposición de ideas o creencias. Si tienes cualquier consulta o duda, escríbenos en los comentarios y te resolveremos todo aquello que necesites saber.

Puedes leer más artículos similares a 13 pautas para explicar qué es la realidad LGBT+ a quienes la rechazan, en la categoría de Autoayuda en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: