Rituales para despedir a un ser querido fallecido (simbólicos y sanadores)

Ritos para decir adiós a una persona que ya no está

Nunca estamos preparados para despedir a un ser querido. En cuestión de segundos todo puede cambiar, así es la vida de impredecible. De todas las posibilidades a las que nos enfrentamos, solo hay una verdad absoluta: no somos eternos. Nosotros y todo lo que nos rodea desaparecerá. Irremediablemente en esta realidad tendremos que vivir varios procesos de duelo. Algunos con más entereza que otros, no es lo mismo poder decir adiós que no hacerlo, pero en definitiva, despedirse nunca es fácil.

Para sanar esas heridas que quedan en el alma, estos rituales simbólicos y sanadores para despedir a un ser querido fallecido son imprescindibles. Elige de todos ellos el que te produzca una sensación especial, el que te recuerde a esa persona o simplemente el que en este momento de apetezca hacer. Todos tienen su parte sanadora, pero dependiendo de cada persona son más o menos recomendables. Algunos son expertos en decir adiós, saben cómo hacerlo y las heridas son mínimas y a otros les cuesta más dejar ir a esa alma que quizás hace ya mucho que se fue. ¿Estás preparada? ¡Toma nota de todos estos rituales!

Rituales adecuados para decir adiós a un ser querido

1 Ritual de la vela blanca

La luz guía nuestras vidas y está igualmente presente en el final. La incerteza de la muerte puede ser tan cruel como la propia muerte. Cuando ya no queda esperanza pero nuestro ser querido se aferra a la vida, debemos despedirle. Su alma ya se ha ido, pero su cuerpo se mantiene con vida. En esos momentos, este ritual de la vela blanca te tranquilizará y ayudará a traspasar a un alma que está presente, con un cuerpo ya sin posibilidad de volver a activarse.

Enciende una vela blanca y siéntate en la oscuridad frente a una foto de esa persona. Imagina que está sana, que no ha vivido ningún proceso doloroso o incluso que es mucho más joven de lo que es. Habla con ella, despídete como se merece. Agradece todo lo que ha hecho en tu vida, abraza esa foto, llora y ríe con ella, pero dile adiós. Repite el mantra: "gracias por haber vivido a mi lado, es momento de irte, aunque sé que siempre estarás conmigo". Libera su cuerpo del dolor y deja que su alma vuele libre. Permite que la vela se consuma.

2 Una carta para decir lo que no has podido

A veces la muerte se produce de forma inesperada, sin aviso previo. Todos tenemos un destino y quizás has tenido que despedirte antes de tiempo. Este hecho es muy traumático, tanto para los seres queridos que permanecen en este mundo, como para un alma que quizás no es consciente de que su tiempo en la tierra ha desaparecido. Ante esta situación es importante realizar una despedida tal y como se merece.

Coge papel y lápiz, escribe todo lo que se quedó por decirle a esa persona. Repite en voz alta esas palabras como si estuviera delante. No te dejes nada de nada y no dudes ni un segundo en que te está escuchando. Explica lo sucedido, con todo detalle, expresa lo que guardas dentro y estarás preparado para poder decir adiós. Guarda esa carta debajo de la cama durante 7 días, es posible que sueñes con esa persona durante el proceso. Al final, despídete de él y quema la carta. Será un adiós simbólico que te devolverá la tranquilidad.

3 Una imagen para recordar

La mente necesita asumir que esa persona se ha ido para siempre. Haciendo este ritual conseguirás recordarla y despedirla. Para conseguir decir adiós poco a poco, especialmente si se trata de un final de la vida que consume a la persona, como una enfermedad a la que no ha podido hacer frente o un accidente que ha acortado su vida. Coge una foto y un papel. Pon encima de la foto el papel y dibuja los rasgos de esa persona. Repite la operación con otras fotos, recuerda esos momentos vivos.

Los actos oficiales, las risas en familia o las reuniones en las que estuvo en su mejor forma. Esos instantes son los que quedan e iluminan el camino, el tránsito en otra dirección de tu ser querido. Podrás decirle adiós de una manera sutil, desde un recuerdo que quizás sigue muy vivo. Con el amor que desprendes con esos recuerdos, podrás empezar a decir adiós y al final de este proceso estar preparado para soltarlo para siempre. Guarda los dibujos, son parte de este proceso que te ayudará a sanar.

4 El vaso a la luna llena

La luna tiene efectos beneficios sobre los seres vivos, somos agua y cuando este satétite está más visible gracias a la luz del sol sucede algo en nuestro interior. Con este ritual calmaremos el dolor que llevamos dentro y lo haremos desde un punto de vista totalmente nuevo, con la ayuda de los astros. El reflejo de la luna junto con el recuerdo de nuestro ser querido puede llegar a ser terapéutico. Es importante que lo hagamos lo antes posible para poder eliminar esa sensación que tenemos dentro. El dolor, la pena y quizás la culpa por lo que no hemos hecho. El tiempo no es eterno, siempre pensamos que tendremos tiempo para poder estar más con nuestros seres queridos, aunque eso no siempre es posible.

Si has tenido que decir adiós sin poder hacer nada más que recibir la triste noticia, haz este ritual. Coge algo de esa persona, si no tienes nada, con una foto servirá. Coloca un vaso de agua a la luna llena. Deja que se refleje en él, mientras, expón todo lo que conocer a esta persona ha representado en tu vida. Agradece al final de este ritual y bebe el agua en su salud. Puedes usar cualquier otro líquido que te apetezca, siempre y cuando contenga una parte de agua.

5 Un adiós entre almas

Los sueños son una forma de mostrar la realidad. Pasamos muchas horas durmiendo, es una necesidad del ser humano que puede tener efectos beneficiosos a la hora de despedir a una persona que se ha ido. Un sueño reparador en toda regla con un apunte mágico. Coloca debajo de la cama una hoja de laurel y la foto de esa persona. Especialmente si ha sido una muerte traumática puede costar dormir, aunque es totalmente indispensable para conseguir sanar las heridas emocionales que ha causado esta perdida.

Dormir muchas horas es una de las formas para eliminar cualquier energía negativa que se haya quedado de esa persona. Las dos almas podrán despedirse en un mismo plano, el de los sueños. Quizás no recuerdes todos los sueños, pero este seguro que sí que lo harás. Podrás abrazar, hablar y decirle adiós como se merece esa persona. El dolor irá desapareciendo entre sueños. Una vez que hayas podido sanar, te despertarás mucho mejor, con una sonrisa y tranquilo. Si eso sucede, será el momento de guardar la fotografía con la hoja de laurel y sacarla cada aniversario de esta despedida, quizás esa alma quiera visitarte de nuevo para decirte cómo esta.

¿Cuál de estos rituales para despedirte de un ser querido fallecido te ha gustado más? ¿Te animas a ponerlos en práctica? ¡Te leemos en los comentarios!

Puedes leer más artículos similares a Rituales para despedir a un ser querido fallecido (simbólicos y sanadores), en la categoría de Hechizos de amor en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: