Ansiedad en la primera cita: cómo gestionarla

Trucos para controlar los nervios en un primer encuentro con ese chico

Laura Sánchez

Cómo controlar la ansiedad en la primera cita

La ansiedad es mala compañía en la vida y más cuando se trata de amor. Una primera cita está irremediablemente ligada a los nervios y es normal, pero una ansiedad excesiva te puede arruinar una preciosa historia de amor. Tampoco es cuestión de ir a conocer al presunto hombre de tu vida con el malestar típico de la ansiedad, así que vamos a aprender a gestionar la ansiedad en la primera cita. ¿Te apuntas?

¿Por qué la primera cita te causa ansiedad?

Puede ser una cita a ciegas, puede ser un amigo de un amigo, puede que le conozcas de vista en el trabajo o puede que llevéis un tiempo chateando en Tinder. Sea como sea, el momento de la primera cita es un momento lleno de nervios y tensión, algo que por más que sea natural, hay que intentar reducir. 

Qué te vas a poner, dónde vais a quedar, si te gustará o te decepcionará, si caerás fulminada por el flechazo y él también, si vas a volver a vivir una historia de amor no correspondido, si no estás en tu mejor momento, si tu autoestima no está muy alta, si aún no has superado tu ruptura anterior. ¿Y si te aburres? ¿Y si es un éxito?

Todas estas cuestiones y muchas más te rondan la cabeza antes de la primera cita y si tienes problemas de ansiedad es el momento ideal para que tu compañera te juegue una mala pasada. La presión de saber que pueden aparecer algunos síntomas de ansiedad es precisamente lo que va a hacer que aparezcan en lo que se conoce como profecías autocumplidas.

Cómo controlar los nervios en una primera cita

Aprende a combatir los nervios de la primera cita

Así que vamos a ponernos manos a la obra. Y como no podemos eliminar la ansiedad, al menos vamos a intentar gestionarla. No intentes evitarla, tan solo transforma su energía.

1 Prepara todo con antelación para evitar la ansiedad

Uno de los principales desencadenantes de la ansiedad es la necesidad de tenerlo todo bajo control. Nunca vamos a poder controlarlo todo y menos en el amor, un ámbito en el que suceden cosas inesperadas, pero al menos puedes organizar lo que esté en tu mano. Decide tú el lugar de la cita para que te sientas más cómoda y prepara tu look con antelación para que no te rompas la cabeza media hora antes.

2 Busca la comodidad

Hablando de look, tenemos que decirte que siempre es mejor que vayas cómoda a que vayas espectacular. Puede que quieras impresionar a ese chico/a con un vestido de lo más sexy del que tendrás que estar pendiente todo el tiempo para que no se vea más de la cuenta y unos taconazos de infarto con los que caminarás bastante incómoda.

Ya sabes a dónde queremos llegar. Mejor esos vaqueros que te sientan como un guante y una camisa discreta con la que te sientas tú misma. No cambies tu forma de vestir en esa primera cita porque si quieres evitar la ansiedad, tendrás que reconocerte a ti misma.

3 Naturalidad contra ansiedad

¿Tienes ansiedad? ¿Estás nerviosa? ¿Eres tímida? Díselo a la persona con la que has quedado desde el principio. Seguro que él también está nervioso, así que ya seréis dos personas intentando divertirse a pesar de la ansiedad. No está mal para empezar a buscar cosas que tenéis en común, ¿verdad? Ahora podéis seguir la conversación buscando en qué más cosas coincidís, en películas, en libros, en series, en música...

4 Remedios contra la ansiedad

Vale, estás algo más que nerviosa. ¿Por qué no te tomas una infusión relajante antes de ir a la cita? Y luego añades una copa de vino o dos, que además de relajarte te desinhibe, pero no te pases con el alcohol. Queremos relajarnos, no achisparnos. El truco perfecto para reducir la ansiedad si la cosa se pone complicada es que vayas al baño y te pongas a hacer respiraciones profundas hasta que se te pasen los nervios más evidentes.

5 Gestión de las emociones antes de la cita

Pero nos hemos adelantado, porque lo más importante para que la ansiedad no se dispare en esa primera cita es gestionar las emociones en casa, los días previos. Porque tendemos a pensar que esa primera cita es decisiva, que si no es un éxito habremos perdido la oportunidad de conocer al amor verdadero, porque nos empeñamos en que tiene que salir bien sí o sí. Y claro, con esa presión estamos invocando a la ansiedad para que no se aparte de nuestro lado.

¿Por qué no pruebas esta vez a relativizar? Puedes mentalizarte para no hacerte demasiadas ilusiones, para ir a la cita pensando únicamente que vas a pasar unas horas conociendo a una persona nueva. Es suficiente como aliciente para salir de casa, ¿no? Piensa solo en divertirte, no vayas con las expectativas del comienzo de una historia de amor.

Y tú, ¿cómo te relajas antes de la primera cita?