No puedo controlar los celos, ¿debería ir al psicólogo?

¿Necesitan los celos un tratamiento psicológico?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

¿Son los celos algo natural que debemos aceptar? Depende, ¿verdad? Una cosa es la preocupación normal que tienes cuando tu relación se desgasta y temes perder a tu pareja, otra cosa es un episodio de celos motivado por una infidelidad de tu pareja que ha abierto la puerta de la desconfianza y otra muy distinta son los celos patológicos, esos que se caracterizan por los pensamientos obsesivos y las conductas peligrosas. Así que si no puedes controlar los celos, ¿por qué no ir al psicólogo? Tu pareja y tú necesitáis ayuda.

Por qué tienes celos

Podemos insistir en el peligro que tienen los celos patológicos y sus consecuencias, pero seguramente ya sabrás que pueden llegar hasta el comportamiento violento. Y sin llegar a tanto, sí, es conveniente pedir ayuda psicológica cuando no puedes controlar los celos porque vivirás en un auténtico infierno personal y de pareja. La clave está en los pensamientos obsesivos, esos que te llevan a ver fantasmas donde no los hay.

¿Y si esos celos incontrolados están motivados por una infidelidad de tu pareja? Es frecuente perdonar la infidelidad pero el perdón no siempre da los resultados esperados. Cuando tu pareja te engaña, por mucho que haya arrepentimiento, mil perdones y una promesa de cambio, es casi inevitable que la desconfianza se instale en la relación. Y ahí es cuando aparecen los celos.

Y los celos incontrolados, motivados o no, nacen de la inseguridad, del temor a la ruptura o al abandono y eso genera una falta de autoestima importante que hay que tratar. Todo eso en cuanto a ti, la persona celosa que no se puede controlar. Pero, ¿qué hay de tu pareja? Tu pareja también necesita que aprendas a controlar los celos, ya que tus sospechas y demandas de explicaciones también le afectan.

Cómo te puede ayudar el psicólogo a controlar los celos

Antes de que la cosa vaya a más, antes de que tu estado emocional salte por los aires debido a los pensamientos obsesivos y las paranoias, antes de que tu vida se convierta en una espiral de sospechas y comprobaciones y antes de que ejerzas de detective privado o de carcelero de tu pareja, ¿no sería mejor ir al psicólogo?

Para tratar los celos no se descarta la terapia de pareja, que siempre puede ayudaros a solucionar cualquier problema, incluidos los celos. Pero, en este caso, se trata de una intervención más personal porque es la persona celosa la que más tiene que trabajar para superar su problema. ¿Cómo? Mediante la Terapia Cognitivo Conductual, esa que tantos éxitos tiene para tratar trastornos como la ansiedad o la depresión.

La Terapia Cognitivo Conductual trabaja en primer lugar los pensamientos. En el caso de los celos, los pensamientos obsesivos que no te dejan ni un segundo y que dibujan a tu pareja como un mentiroso que te engaña a cada gesto que haga. El psicólogo te ayudará a comprender el origen de esos pensamientos irracionales y a modificarlos, a reducir su intensidad y la creencia que tienes en ellos.

Una vez que trabajas los pensamientos, hay que ocuparse de la conducta. Modificar una conducta obsesiva o destructiva siempre es más fácil cuando ves la realidad de una forma más objetiva, de ahí la necesidad de trabajar primero los pensamientos. No será fácil, tendrás que hacerlo poco a poco, tendrás que resistirte a mirar el móvil de tu pareja o a seguirle después del trabajo. Pero podrás hacerlo.

Y podrás hacerlo mucho mejor si además de la Terapia Cognitivo Conductual, tu psicólogo te ayuda a mejorar tu autoestima. Si estás más segura de ti misma, si consigues ser una persona emocionalmente independiente y autónoma, los celos no tendrán ningún lugar en tu interior. ¿Te imaginas vivir una historia de amor libre de sospechas e inseguridad? Será entonces cuando hablemos de amor de verdad.