Cómo hacer para que tu pareja no pare de pensar en ti

El secreto para que tu pareja piense en ti todo el rato

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Para que tu pareja no pare de pensar en ti

No queremos caer en el alarmismo ni tampoco en la inseguridad, pero es cierto que a veces la relación de pareja pasa por una etapa de bajón en cuanto a atenciones y dedicación. Sin necesidad de que tu pareja acabe abducida por ti, tenemos algunos trucos para hacer que tu pareja no pare de pensar en ti. Pero recuerda que si quieres que piense en ti, tendrás que dejarle su espacio.

El secreto para que tu pareja no pare de pensar en ti

Es positivo y necesario que cada uno tenga su espacio propio en la pareja, que no viváis como siameses incapaces de despegaros el uno del otro y que reservéis espacios y tiempos para estar a solas o con los amigos. Pero también es necesario que no os despistéis en pareja, que no deis todo por hecho y que sigáis con el esfuerzo para que el amor no se apague.

En esta situación es importante que tu pareja piense en ti aunque no te tenga al lado. Tampoco hace falta que lo haga constantemente y que no tenga otros intereses en la vida, pero sí que te eche un poquito de menos cuando no estás. Por eso tenemos algunos trucos para que tu imagen se le quede instalada en la mente y acuda a ella en todo momento.

+ Para mantener el interés de tu pareja hay que crear no rutinas, sino rituales diarios o frecuentes. Se trata de gestos sencillos pero únicos que él buscará incluso cuando no estés ahí.

+ Cuando estéis viendo una película en pareja, mantén el contacto con él. Posa tu mano sobre su rodilla, su pie o el lugar que tengas más cercano y traza pequeños círculos o espirales. Él se acostumbrará a esta atención en menos tiempo del que crees y cada vez que se siente en el sofá delante de la televisión pensará en ti.

+ Seguro que pasáis un rato abrazados después del sexo. Aunque él se quede dormido, su mente sigue despierta y su piel también. No escatimes en caricias suaves que recorran todo su cuerpo, él lo nota incluso dormido y cuando despierte querrá siempre más.

+ La espalda y el pecho son los lugares perfectos para dibujar espirales con tus dedos. Insistimos en las espirales porque tienen un poderoso simbolismo de una relación que no tiene principio, pero tampoco final. Es ideal para asegurar un futuro a la pareja, porque esos gestos sencillos quedan grabados en la piel y, de paso, en la mente de tu pareja.

+ Son tus dedos y no tu lencería sexy, tu mejor peinado o tu maquillaje más perfecto los que harán que él no pueda olvidarse de ti. Tus dedos que escriben en su piel frases de amor y tus verdaderos sentimientos escritos en su cuerpo crean un vínculo al que nadie se puede resistir.

+ Todos estos gestos y caricias procura hacerlos siguiendo una rutina (sí, aquí dejamos que la rutina se mezcle con la pareja). Siempre en la misma situación, siempre en el mismo lugar y cada vez que él esté en ese lugar te buscará para obtener ese gesto de amor.

+ Tampoco pasa nada por probar con algún hechizo de amor que haga que no pueda parar de pensar en ti, aunque no conviene explotar el poder de la magia. Siempre será mejor que salga de él eso de pensar en ti.

Y tú, ¿cómo haces para que tu pareja no pare de pensar en ti?