Las segundas oportunidades: ¿buena idea o mala inversión?

Las segundas partes nunca fueron buenas...

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

¿Funcionan las segundas oportunidades en el amor?

Siempre es una pena que una relación de pareja llegue a su fin, pero generalmente es lo mejor que os podía pasar. Llega un momento en que la relación ya es insostenible y la idea de tomar caminos diferentes no parece tan mala. El sufrimiento por la ruptura es inevitable, pero también la ilusión por empezar una nueva vida. Por eso nos estamos preguntando si las segundas oportunidades son una buena idea o una mala inversión.

Cuando las segundas oportunidades no son una buena opción

Lógicamente cada caso es distinto, pero en principio volver con tu ex no es la mejor idea ni la mejor decisión que hayas tomado en tu vida. Refranes hay para todos los gustos, pero nos quedamos con la idea general de que 'las segundas partes nunca fueron buenas'. ¿Por qué?

+ Porque si la primera vez no funcionó a pesar de que contabais con el aval de aquel enamoramiento del principio que te hace sentir todopoderosa, es muy difícil que funcione esta otra vez con el desgaste que ya lleváis.

+ Porque, por más que intentes olvidar, siempre quedan reproches, palabras que hirieron y que no se las llevó el viento, actitudes que dañaron al otro y que seguramente se volverán a repetir esta vez, porque no se puede ni se debe cambiar a una persona.

+ Porque te pierdes la oportunidad de empezar una nueva vida, a solas primero, disfrutando de la soltería y de los amores esporádicos.

+ Porque una segunda oportunidad es un viejo amor reformado y puede que las reformas hayan dejado algunas goteras.

+ Porque al estrenar un amor lo haces sin miedos y abierta al futuro, mientras que reutilizar un viejo amor implica cargar con los errores del pasado.

+ Porque si una vez no te quiso bien, ahora tampoco lo va hacer.

+ Porque la vida está llena de oportunidades para ti, pero eso no incluye necesariamente a tu ex.

¿Y si fuera buena idea volver con tu ex?

Ante estas reticencias a las segundas oportunidades, alguien podría alegar que es humano tropezar dos veces en la misma piedra y que volver con un ex tiene algunas ventajas:

+ Que ya conoces a esa persona, conoces sus manías, sus virtudes, sus defectos y te evitas el susto de la transformación de príncipe a sapo por la que pasamos todos.

+ Que querer una segunda oportunidad es muestra de amor verdadero. No, no es obcecarse en el error, sino querer tanto a esa persona que no puedes evitar intentarlo otra vez.

+ Que algunos motivos de ruptura no son lo suficientemente sólidos como para olvidar toda una historia de amor previa y una vida llena de buenos recuerdos.

+ Que el enamoramiento no os encontró en el momento adecuado. Ahora que os habéis dado un tiempo, con los sentimientos más reposados y más claros, seguro que sale bien.

Volver o no volver, he ahí la cuestión. Y tú, ¿qué crees?, ¿funcionan las segundas oportunidades?