Tu pareja se va a dormir antes que tú, ¿problema a la vista?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

¿Tienes horarios incompatibles con tu pareja? No dejes que esto se convierta en un problema para tu relación de pareja porque con amor, imaginación y buenas intenciones todo se puede solucionar. Nos estamos preguntando qué pasa si tu pareja se va a dormir antes que tú. ¿Cómo solucionas esta incompatibilidad horaria?

¿Qué significa que tu pareja se va a dormir antes que tú?

Dice mucho de una pareja la forma en que duermen juntos. Y desde luego la imagen es ideal: cenar, ver una serie abrazados en el sofá, prepararse juntos para ir a la cama, tener una charla, hacer el amor apasionadamente y quedarse dormidos juntitos. ¡No hay mejor forma de pasar la noche!

Desafortunadamente no siempre ocurre esta estampa ideal y puede ser por varios motivos:

+ Que tu pareja tenga que madrugar y por eso se acuesta antes que tú. Si es así, no deberías precuparte, pero sí buscar una solución.

+ Que no se sienta cómodo con la intimidad que proporciona irse a la cama juntos. En este caso se avecinan problemas de pareja serios.

+ Que tu pareja te esté siendo infiel y no quiera pasar momentos a solas contigo para no enfrentarse a las sospechas. Asegúrate antes soltar una acusación por infidelidad.

+ Que no tenga ganas de sexo porque está atravesando una temporada de bajón. ¿Y si cambiáis el momento del día para el sexo?

+ Que tengáis ritmos de energía distintos. Hay personas que se sienten más enérgicas por la mañana y a medida que llega la noche se van aletargando y viceversa. Se trata de un caso de incompatibildiad horaria que requiere de mucha empatía y de muchas ganas para superarla.

Cómo resolver el problema de los horarios diferentes para ir a dormir

Es un problema, ¿no? Tener ritmos diferentes en la pareja puede ocasionar más de una discusión. Pero no hay problema que se nos resista cuando hay amor de verdad y voluntad de encontrar una solución. Si tu pareja se va a la cama antes que tú, tenemos algunas ideas.

+ Acompáñale hasta el dormitorio. Vale, tu pareja tiene sueño, tu pareja tiene que dormir y descansar y tú lo comprendes aunque aún te queda mucha noche por delante. Puedes hacer una pausa en lo que estés haciendo y acompañarle hasta la cama. Si él aún tiene fuerzas y ganas, un poco de sexo le ayudará a dormir más relajado. En el fondo eres un alma caritativa.

+ El problema de las series. Que tu pareja se vaya a la cama antes que tú origina una de las mayores discusiones de pareja. Él no puede ver más que un capítulo de vuestra serie favorita. Y a ti te parece poco, por lo menos quieres ver tres. Pero claro, ver capítulos sin tu pareja se considera infidelidad pura y dura, así que será mejor te enganches a otra serie para ti sola. ¿Has oído hablar de mantener la independencia en pareja? Pues eso.

+ Negociaciones. El secreto de la convivencia en pareja es negociar. Es imposible que dos personas diferentes tengan los mismos gustos, los mismos horarios, las mismas necesidades y las mismas costumbres, pero con amor siempre se pueden acercar posturas. Si vuestra diferencia horaria no es excesiva, siempre podéis hacer un poco de esfuerzo, él aguantando un poquito más y tú acostándote un poquito antes.

+ El consuelo. Si ninguno de vuestros intentos por acercar horarios funciona, os queda el consuelo de saber que dormir solo tiene sus ventajas. Esas horas del principio de la noche en las que él tiene toda la cama para él y esas otras horas del final de la noche en las que tú campas a tus anchas en la cama, son como un regalo para el descanso.