Cómo maquillarse si tienes la cara cuadrada

Andrea Collantes

Las mujeres con el rostro cuadrado o rectangular, presentan una frente tan ancha como el maxilar. Se caracteriza por tanto por unos rasgos fuertes y marcados.

Como ya sabemos, los colores claros amplían e iluminan mientras que los oscuros dan profundidad y empequeñecen. Para suavizarlo, haremos un juego de claro-oscuro que redondeará las facciones del rostro.

Cómo redondear un rostro cuadrado

Una vez que nuestro rostro esté perfectamente limpio e hidratado, aplicaremos la base de maquillaje con una brocha cubriendo toda imperfección.

Con el corrector, disimularemos las ojeras y con el iluminador bajo el arco de las cejas y en el lagrimal, despejaremos nuestra mirada para que ésta sea el centro de atención.

Con ayuda de unos polvos bronceadores o compactos un tono más oscuro que el de nuestra piel, iremos aplicándolo en los laterales de la frente sobre el nacimiento del cabello y sobre la mandíbula, desde el lóbulo de la oreja hasta la barbilla.

Para que quede natural, es fundamental que difuminemos y fundamos los polvos totalmente con nuestra piel. Para conseguir que nuestro rostro parezca más ovalado, aplicaremos además iluminador en la parte central de la barbilla, alrededor de la nariz y en el centro de la frente.

Desviar la atención hacia ojos o labios

Conviene además desviar la atención hacia los ojos, por lo que enmarcaremos nuestra mirada con colores oscuros, o hacia los labios, si por el contrario preferimos destacar éstos. Para ello aplicaremos el color y el brillo en el centro y lo difuminaremos hacia los extremos.

Con este tipo de rasgos, debemos prestar especial atención a las cejas, siempre perfectamente perfiladas y peinadas. Las formas curvas romperán con la linealidad del rostro y te favorecerán más que las líneas rectas.

Con un rubor muy natural, suavizaremos más nuestros rasgos y daremos color a nuestras mejillas. Lo aplicaremos únicamente sobre la manzanita, dando así un aspecto saludable y fresco al rostro.