Tengo vitiligo, ¿puedo hacerme un tatuaje para tapar las manchas?

Evita inyectar tinta en tu piel si padeces esta enfermedad

Tamara Sánchez

Tengo vitiligo, ¿puedo hacerme un tatuaje para tapar las manchas?

Aunque pueda parecerte mentira, no todo el mundo es apto para hacerse un tatuaje. Hay determinados casos concretos en los que no se recomienda inyectar tinta en el cuerpo. Estamos hablando de las personas que padecen diabetes, que tienen varices o que presentan estrías o algún tipo de mancha, lunar o cicatriz en la piel.

Todas estas personas deben desechar la idea de hacerse un tattoo ya que de lo contrario podrían terminar agravando su enfermedad o condición. Si has entrado a leer este artículo te estarás preguntando: ¿Y qué pasa con las personas que sufren vitiligo? ¿Pueden ellas tatuarse? En Diario Femenino hemos investigado al respecto y a continuación te resolvemos la pregunta. ¡Muy atenta!

Qué es el vitiligo y por qué aparece

El vitiligo, también conocido como leucodemia, es un problema degenerativo asociado a la piel que aparece cuando los melanocitos (células que tienen la misión de darle pigmento a la piel) van muriendo. Esto provoca un déficit de producción de melanina (que es la encargada de dar el tono a la dermis) y, como consecuencia, manchas o zonas sin pigmentación.

Las personas que padecen esta patología presentan áreas en su piel con un color más claro de lo normal. Dependiendo del tono natural de la persona se puede apreciar más o menos el vitiligo. De esta forma, los que tienen piel oscura tendrán manchas rosadas, mientras que los que tienen la piel más clara presentarán manchas blancas.

Las zonas más comunes en las que suele aparecer el vitiligo son las manos, los pies, las rodillas, los codos y la cara. También puede darse en los genitales, la espalda, el torso, las piernas y los brazos, aunque estos lugares del cuerpo son mucho menos habituales.

Esta enfermedad afecta por igual a hombres y mujeres y, aunque no es grave ni contagiosa, sí que se debe prestar atención a su evolución para tenerla controlada.

Las causas de la aparición de vitiligo son muy variadas y van desde problemas del sistema inmunitario, hasta factores neurovegetativos (estrés, cambios hormonales, mal funcionamiento de la glándula tiroida…) pasando por causas hereditarias.

¿Puedo tatuarme si tengo vitiligo?

Lo peor para algunas de las personas que padecen esta patología es el aspecto físico que genera el vitiligo. Quien lo sufre puede llegar a considerarlo como algo antiestético y sufrir problemas psicológicos por vergüenza a su situación, depresión, falta de autoestima, timidez, etc. Por eso, hay quien opta por hacerse un tatuaje para tapar las manchas que causa esta enfermedad. Pero, ¿es esta una buena idea? ¿Es recomendable hacerse un tatuaje teniendo vitiligo?

La respuesta a esta pregunta genera mucha controversia. Mientras que algunos afirman que hacerse un tattoo teniendo vitiligo no supone ningún problema o complicación, otros aseguran que no es bueno tatuarse en una zona con este tipo de manchas.

Generalmente, lo más recomendable, es evitar los tatuajes en estos casos. ¿Por qué? En primer lugar, porque las manchas de vitiligo pueden agrandarse con el paso del tiempo lo cual provocaría un anillo de piel blanca alrededor del tatuaje que daría como resultado algo aún menos estético que la simple mancha por sí misma.

En segundo lugar, porque cualquier tipo de trauma o daño en la piel, incluyendo la punción generada por la aguja al hacerse un tatuaje, puede empeorar el vitiligo provocando incluso nuevas manchas (proceso conocido como Koebnerization).

Hay otras personas que optan por hacerse un tatuaje con su propio color de piel, pintando la mancha para disimularla. Esto tampoco es buena idea. Es muy difícil hacer coincidir el color de la piel con el tono de la tinta del tatuaje. Además, el color de la piel cambia con las estaciones, la exposición al sol y la edad por lo que la mancha de vitiligio terminará apreciándose igualmente.

Otros casos en los que no deberías hacerte un tatuaje

+ Varices: Las varices jamás deberían ser tatuadas debido a que la vena se sitúa muy próxima a la superficie de la piel. Si te haces un tatuaje en zonas afectadas por varices te arriesgas a que la aguja atraviese la vena.

+ Diabetes: Las personas que padecen diabetes y llevan un buen control de su enfermedad, pueden hacerse un tatuaje, pero lo más recomendable es evitarlo con el fin de impedir posibles infecciones o problemas mayores.

+ Cicatrices, quemaduras o lunares: Si tienes algunas de estas imperfecciones en tu piel, lo mejor es que descartes la idea de hacerte un tatuaje, ya que inyectar tinta en estos casos supone que sea mucho más difícil el diagnóstico de ciertas enfermedades como el cáncer de piel.

De todas formas lo mejor y ante cualquier duda es consultar a un profesional quien te podrá aconsejar en tu caso específico.