El calor y el verano como causas de ansiedad

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Son tantos los factores a los que están sujetos los trastornos de ansiedad que no podemos abarcarlos todos. En contra de lo que pudiera parecer, el verano es también una época propicia para la aparición de la ansiedad, especialmente esos primeros días de calor sofocante. En estos casos, la ansiedad se presenta por la alarma que genera el cuerpo ante el calor.

El calor genera ansiedad

Seguramente te habrás dado cuenta. Los primeros días de verano, cuando el calor aprieta no puedes dormir bien. No haces más que dar vueltas en la cama obsesionándote porque no puedes dormir y empiezas a ponerte cada vez más nerviosa. La ansiedad hace su aparición de la mano del insomnio y el resultado es una día en el que estás totalmente irritable.

La Asociación Española de Psiquiatría Privada ofrece los motivos de esta ansiedad creciente en verano. Nuestro cuerpo aún no se ha adaptado a la temperatura veraniega. El calor sorprende a nuestro organismo y éste reacciona para acomodarse a la nueva situación. Lógicamente el mecanismo de alarma ante cualquier situación es la ansiedad.

Esta ansiedad que se produce con los primeros golpes de calor responde a una hiperactividad metabólica. Es nuestro cuerpo intentando aceptar semejante temperatura. Por eso, este tipo de ansiedad es más frecuente en el mes de julio que en agosto, cuando nuestro cuerpo ya se ha acostumbrado a las altas temperaturas.

Qué hacer con la ansiedad del verano

Generalmente, este tipo de ansiedad no requiere tratamiento ya que se trata de un trastorno adaptativo que dura unos pocos días hasta que el cuerpo se acostumbra. En el caso de que exista un trastorno de ansiedad previo sí conviene consultar con el médico para no agravar el problema, pero en el resto de los casos la ansiedad desaparece por sí sola.

Puede que esta ansiedad por el calor no nos deje dormir durante unos días y eso es lo que nos produce el estado de alteración durante el día. Pero hay que tener en cuenta que se trata tan solo de unos pocos días. Hasta que nuestro cuerpo se adapte al calor, podemos optar por relajantes naturales como las infusiones o practicar ejercicios de respiración para calmar los nervios.

Puedes leer más artículos similares a El calor y el verano como causas de ansiedad, en la categoría de Ansiedad en Diario Femenino.