Cómo controlar la ansiedad de 'la primera vez': 10 situaciones difíciles

Laura Sánchez

La ansiedad de la primera vez

La ansiedad es un mecanismo de defensa de nuestro organismo que se activa ante un peligro, pero también ante un imprevisto o una nueva experiencia. El objetivo de la ansiedad es prepararnos para poder reaccionar ante esa situación, pero lamentablemente, a veces esa ansiedad excede sus límites y lo que hace es paralizarnos. Prepárate para controlar los nervios de la primera vez.

La ansiedad de la primera vez

1 Amor. La primera vez que tienes novio, la primera relación sexual, la primera vez que te enamoras o incluso el primer beso son situaciones sujetas a una gran ansiedad. Para que no te paralicen los nervios, debes tomarlo como algo natural que vas vivir muchas veces más.

2 Independencia. Por fin has conseguido independizarte y te vas a vivir sola. La ilusión es mucha, tanta como la ansiedad que te producen las dudas. ¿Te sentirás sola?, ¿sabrás organizarte? No te preocupes. La independencia es algo que se aprende a base de tiempo.

3 Suegros. Te has enamorado, estás super feliz, adoras a tu chico pero... llega el momento de conocer a sus padres. Los nervios son producto del miedo a causar mala impresión o a no tener su aprobación, pero desaparecerán si te muestras segura de ti misma y confiada en tu relación.

4 Trabajo. El ámbito laboral suele ser fuente inagotable de nervios y ansiedad. Una entrevista de trabajo es siempre "esa entrevista de trabajo", en la que quieres dar lo mejor de ti misma pero donde la ansiedad puede jugarte una mala pasada. Otro tanto ocurre con tu primer día de trabajo. El mejor método de prevención para no bloquearte es dejar que tu ilusión se imponga a tus miedos.

5 Estudios. El examen de ingreso, tu primer día en la facultad, el examen de conducir o el test de inglés acaban por ser situaciones estresantes en las que te sientes siempre como la primera vez. Tomar algún tranquilizante natural los días previos es el único recurso que puede resultar efectivo.

6 Cirugía. No queremos ser agoreras pero, antes o después, tendrás que sufrir tu primera operación quirúrgica. La ansiedad es inevitable en estos casos, así como el miedo. Por tratarse de una intervención médica, la medicación para calmar los nervios se hace prácticamente inevitable.

7 Ginecólogo. Hablando de salud, siempre se recuerda esa primera vez que acudes al ginecólogo. No hay remedio para evitar la ansiedad que produce esa primera vez, pero puedes estar segura de que con el tiempo acudirás puntual a la cita con el ginecólogo con toda tranquilidad.

8 Avión. La primera vez que viajas en avión suele provocar cierta ansiedad. La fragilidad como seres humanos se hace patente la primera vez que te planteas que semejante aparato puede volar sin consecuencias catastróficas. Descartando algún tipo de fobia, es una ansiedad que hay que sufrir esa primera vez de forma inevitable pero que desaparecerá por completo en el viaje de vuelta.

9 Maternidad. Es el peor momento para sufrir ansiedad, pero también es casi inevitable. Tu primer embarazo, tu primer parto, tu primer bebé o incluso sin llegar a tanto, tu primer test de embarazo, son momentos cruciales que pueden transformar tu vida por completo.

10 Boda. Aunque hoy en día una boda no es necesariamente un momento único, siempre es especial y siempre te sentirás como la primera vez. Los nervios pueden jugarte una mala pasada en ese día tan especial en el que esperas aparecer radiante y emocionada, pero también segura.