¿Sabías que jugar al póquer quita la ansiedad? Más ventajas

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

A estas alturas ya hemos puesto sobre la mesa un sinfín de opciones de tratamiento de la ansiedad. Desde terapias alternativas hasta la psicoterapia pasando por las pastillas para la ansiedad. Sin embargo, nos habíamos dejado atrás un recurso que no es un tratamiento, ni una terapia, pero es muy útil para aprender a manejar la ansiedad. Hemos descubierto el póquer como un aliado más contra la ansiedad.

El póquer para la ansiedad

Parece que de la práctica del póquer se pueden sacar bastantes habilidades que nos ayudarán a manejar la ansiedad. Menos nervios y más autocontrol son las más evidentes de esas ventajas que puede proporcionarnos el póquer. De esta manera, con el juego del póquer podríamos controlar más nuestras emociones y ser menos sensibles a la ansiedad.

Y es que jugando al póquer se aprende manejar situaciones estresantes, a tomar decisiones rápidas y con seguridad y a no dejarse influir por factores externos. Esto da una idea de lo útil que puede sernos a la hora de controlar la ansiedad. Además, el póquer aumenta nuestras capacidades cognitivas, ya que debemos estar pendientes de muchas variantes al mismo tiempo. Más capacidad de atención, más concentración y más memoria.

Pero si encontramos algo en el póquer especialmente eficaz para combatir la ansiedad es la capacidad para afrontar situaciones adversas. El póquer nos obliga a estar atentas, a planificar una estrategia, a tomar unas decisiones, a movernos ignorando el estrés y a esperar que la jugada nos salga bien. Pero también a ser conscientes de que una buena jugada no depende solo de nosotras, así que si perdemos, no nos queda más remedio que buscar otro plan.

Otros beneficios del póquer

Es cierto que tenemos ligada al póquer la imagen mental de cigarrillos, apuestas peligrosas, copas de whisky y tal vez, alguna que otra arma. Pero ya podemos olvidarnos de esa imagen cinematográfica y empezar a comprobar los beneficios que el póquer puede aportarnos a nuestro equilibrio emocional. Beneficios como más seguridad, capacidad de decisión, búsqueda de alternativas y aceptación de lo que no está en nuestras manos son solo algunas de las habilidades que podemos conseguir.

Pero el póquer no solo es un buen aliado contra la ansiedad. Parece que también nos dota de otro tipo de habilidades, esta vez para ayudarnos en el ámbito laboral. El póquer nos enseña a tener una perspectiva más amplia de las situaciones al tener que estar pendientes de las cartas, de nuestra jugada, de la jugada de los demás y de tratar de adivinar las intenciones de los demás.

De esto se deduce que con la práctica del póquer podemos ser más observadoras, mejores negociadoras, más rápidas a la hora de buscar soluciones o alternativas y más ágiles mentalmente, además de contar con un plus de perspicacia. Tal vez sea el momento de aprender a jugar al póquer.

Puedes leer más artículos similares a ¿Sabías que jugar al póquer quita la ansiedad? Más ventajas, en la categoría de Ansiedad en Diario Femenino.