A mayor autoestima, mejor persona: 5 virtudes de la autoestima alta

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Mejorar parece la clave del desarrollo personal. Los problemas de autoestima vienen marcados por una insatisfacción general cuya primera consecuencia es que no nos gustamos a nosotras mismas. Es por eso que necesitamos mejorar la autoestima, para obtener las múltiples ventajas de tener una autoestima alta entre las que se encuentran ser mejor persona. Hemos descubierto el interior de una persona con la autoestima alta.

La autoestima alta desde el interior

Es evidente que al mejorar nuestra autoestima mejoramos como personas. Porque ser una bella persona empieza por una misma, así que tenemos una lista con algunas de las características que se encuentran en el interior de una persona con la autoestima alta.

1 Generosidad. Una persona con una autoestima alta es una persona generosa, consigo misma y también con los demás. Capaz de entregar, ayudar y perdonar sin rencores y sin esperar nada a cambio.

2 Comprensión. La compresión forma parte del interior de una buena persona. Es también lo que se conoce como empatía o la capacidad de ponerse en el lugar del otro para intentar comprender por qué hace o deja de hacer algunas cosas.

3 Tolerancia. Uno de los fundamentos de una autoestima alta es aceptarse a una misma. La aceptación de una misma, de los defectos y virtudes, de la limitaciones y de la particularidades conduce a una capacidad de tolerancia ideal.

4 Amor. El amor es algo que se busca desde el principio de los tiempos porque nos ayuda a ser más felices. Pero como ocurre con otras virtudes de la autoestima, la capacidad de amar empieza por una misma. Poco amor saludable podremos entregar si no sabemos cómo amarnos a nosotras mismas.

5 Sentido del humor. La risa es el requisito indispensable de una vida feliz. El sentido del humor nos ayuda a relativizar problemas, defectos o errores, a tomarnos la vida con más ligereza y a no dramatizar. Una persona con la autoestima alta se ríe hasta de sí misma.