El uso de Whatsapp perjudica seriamente la autoestima

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Vivimos un tanto desbordadas por las nuevas tecnologías, que han transformado nuestras vidas hasta tal punto que a veces perdemos el control. Si las redes sociales ejercen una gran influencia en la autoestima, las aplicaciones móviles, como el Whatsapp, no lo hacen menos. Descubre cómo te perjudica la autoestima Whatsapp.

Whatsapp para bajar la autoestima

Sobre la influencia de Whatsapp en nuestra vida diaria se han escrito ya infinidad de estudios. Dicen que Whatsapp puede generar ansiedad, que puede destruir una relación de pareja o que incluso puede poner fin a una amistad de muchos años. Sobre todos esos efectos negativos planea un denominador común, que es la baja autoestima.

Aunque Whatsapp surgió como una aplicación de mensajería instantánea, la verdad es que se utiliza generalmente al modo de una red social. También se utiliza como una herramienta de control cuando existe la posibilidad de saber la última conexión del usuario. La privacidad de la persona queda limitada en el momento en que cualquier usuario pude saber cuándo estás "en línea".

Y es en estos momentos cuando se evidencian los efectos de Whatsapp en la autoestima. ¿Por qué no me contesta si está en línea?, ¿me está ignorando?, ¿no le importo?, ¿estoy siendo pesada?, ¿he metido la pata y está enfadada conmigo? Todas estas preguntas surgen por la propia inseguridad, fomentada por el silencio del otro lado del Smartphone.

Neutralizar los efectos de Whatsapp en la autoestima

Si a ti no te llegan los vídeos que todo el mundo comparte, si no te han incluido en algún grupo de amigos, si sientes que no comparten contigo las mismas cosas que con los demás, aparece un sentimiento de exclusión y eso repercute en la valoración que haces de ti misma. Tus amigos no te aprecian, no eres lo suficientemente interesante. Sin embargo, estos efectos negativos de Whatsapp sobre tu autoestima se pueden neutralizar.

Porque el demonio no es la aplicación en sí, sino el uso que hacemos de ella. Si te limitas a utilizar Whatsapp con los fines para los que se ha creado, es decir para enviar mensajes de forma gratuita, para quedar a una hora, para informar a alguien de que vas a visitarle, para preguntar qué tal estás o incluso para decir que le echas de menos, es posible que logres distanciarte de la presión social que a veces supone Whatsapp.

Si además logras controlar su uso, es decir, limitas el tiempo destinado a utilizar Whatsapp a algunos de tus ratos de ocio, si dejas de estar pendiente de forma constante de la dichosa aplicación, si no contestas los mensajes que lleguen a partir de las 12 de la noche, si ni siquiera los lees, serás tú la que maneje Whatsapp y dejará de perjudicar tu autoestima.

Puedes leer más artículos similares a El uso de Whatsapp perjudica seriamente la autoestima, en la categoría de Autoestima en Diario Femenino.