Dolor de garganta por infección vírica

No existe un tratamiento específico para este dolor de garganta

Silvia Bernadó

Dolor de garganta por infección vírica

Una de las causas por las que más comúnmente acude la gente al médico, según algunos estudios, es el dolor de garganta. Éste, se presenta tanto en adultos como en niños y en cualquier época del año. Una de las causas más habituales por la que se producen estas molestias es la infección vírica. 

Puesto que puede haber muchas causas que provoquen el dolor de garganta, también son muy diversos los síntomas que le acompañen en cada ocasión.

Síntomas del dolor de garganta vírico

El dolor de garganta más común es el que se contagia por una infección vírica, lo cual quiere decir, ya de entrada, que su tratamiento no podrá ser con antibióticos, pues estos no actúan contra los virus, si no contra las bacterias.

Los síntomas que se presenta cuando hay una infección viral generalmente son los siguientes.

+ Molestias y/o dificultad al tragar

+ Enrojecimiento de la garganta

+ Disminución del apetito

+ Fatiga

+ Sensibilidad en cuello

+ En ocasiones, también hay tos, la mucosidad o la fiebre, además de un malestar general

Tratamiento de este dolor de garganta

En caso de acudir al médico, éste hará un diagnóstico con una simple exploración, puede que se requiera de un análisis para descartar que la infección sea bacteriana (la bacteria estreptococo es la más común) y entonces sea necesario un tratamiento con antibióticos.

Cuando una infección vírica provoca dolor de garganta

Para este tipo de dolor de garganta no hay un tratamiento específico y suele sanar por sí mismo en el transcurso de algunos días. De todos modos, puedes recurrir a los medicamentos que no requieren receta médica para aliviar las molestias, así como a los cuidados personales y los remedios caseros.

Una vez el dolor de garganta haya desaparecido, también puedes adoptar algunas medidas para intentar prevenir futuras infecciones como esta. En caso de que, como hemos comentado, no mejore en unos pocos días, tendrás que acudir al médico para un nuevo diagnóstico y tratamiento.