¿Puede el dolor de garganta causar pérdida de apetito?

La falta de hambre por dolor de garganta puede deberse a diversas causas

Silvia Bernadó

Por qué el dolor de garganta nos quita el hambre

Es muy común sufrir de molestias y dolor de garganta, en cualquier época del año, pues sus causas son realmente muy diversas. Los síntomas que acompañan al dolor de garganta, son también distintos, como la tos, la mucosidad, la inflamación de las amígdalas, la pérdida de la voz. Pero además de esto, sufrir este tipo de afecciones puede llevarte a consecuencias como la pérdida del apetito.

Pérdida de apetito a causa del dolor de garganta

Algunos síntomas del dolor de garganta, como la mucosidad, son los que más comúnmente causan pérdida de apetito.

+ Dolor de garganta al tragar

Las distintas inflamaciones que pueden provocarse en la garganta pueden provocar dolor al tragar. Teniendo en cuenta estas molestias, hay personas que tienen falta de comer. 

+ Cuando se tiene faringitis

Uno de los dolores de garganta más común es la faringitis, que consiste en una inflamación y enrojecimiento de la faringe y normalmente se trata de una infección bacteriana, la más común el estreptococo. Entre los síntomas que acompañan esta afección encontramos: dificultad para tragar, fiebre, malestar general, pérdida de apetito, nauseas, erupciones cutáneas, enrojecimiento de la garganta e inflamación de los nódulos linfáticos.

Si sufres la mayoría de estos síntomas deberás acudir al médico para que te puedan realizar el análisis pertinente y afirmar o descartar la infección bacteriana, en caso positivo el tratamiento será a base de antibióticos, además de todos aquellos remedios naturales y caseros que quieras usar para aliviar las molestias.

¿Puede el dolor de garganta causar pérdida de apetito?

+ La gripe y el dolor de garganta

Sin embargo, la faringitis no es lo único que puede ocasionar dejar de tener hambre cuando hay dolor de garganta. La gripe, por ejemplo, también provoca cansancio general, dolor de garganta y falta de apetito.

No es grave perder el apetito cuando se sufren afecciones, sobretodo que afectan al aparato digestivo o al aparato respiratorio. Pero es muy importante mantenerse siempre bien hidratado, ya sea con agua o gracias a infusiones y caldos. 

No dudes en acudir al médico si los síntomas persisten en el tiempo o las molestias son demasiado graves. Él o ella te ofrecerá el tratamiento más adecuado para tu dolencia.