Tipos de lumbago: identifica y conoce tu lumbalgia

Tipos de lumbago

La lumbalgia es un tipo específico de patología relacionada con la espalda que se focaliza concretamente en la región lumbar, formada por las últimas cinco vértebras de la columna y el sacro. Actualmente, el lumbago es un tipo de enfermedad bastante frecuente entre la población femenina y una de las causas más comunes en lo que a bajas laborales respecta. Sin embargo, dependiendo del origen de la patología, podemos encontrar diferentes tipos de lumbalgia.

Tipos comunes de lumbalgia

Una las clases de lumbalgia más frecuentes es la que se origina por artrosis. Se trata de un dolor que se activa con el movimiento y se debe al desgaste de las articulaciones situadas entre vértebras. Las contracturas musculares también pueden provocar la aparición de dolor agudo y, por extensión, de un tipo específico de lumbago debido a esfuerzos que se prolongan en el tiempo.

Un proceso inflamatorio ya sea por una infección, una espondilitis anquilosante o una patología reumática también puede ser causa de lumbalgia. Éstas tienden a ser crónicas y necesitar de tratamientos farmacológicos y físicos para poder paliarlas. Las hernias discales, por su parte, pueden generar dolencias en la zona lumbar debido al desgaste que sufren los discos situados entre las vértebras de la columna.

 Los desplazamientos de vértebras pueden provocar la llamada lumbalgia por espondilolistesis que, a largo plazo, puede terminar afectando a la médula. En otro sentido, el crecimiento de tumores en la espalda puede provocar presión en los tejidos adyacentes y llegar a inducir lesiones lumbares que han de tratarse con la máxima premura posible, dado lo delicado del procedimiento.

Otros tipos de lumbalgia

Las lumbalgias también pueden ser metabólicas, como por ejemplo en los casos de osteoporosis, en las que se manifiesta una pérdida de masa ósea debido al deterioro de la estructura del hueso. Las malformaciones congénitas en vértebras también pueden conllevar problemáticas relacionadas con la zona lumbar.

En términos más generales, es posible dividir estas patologías en tres grandes grupos: lumbalgias mecánicas –que afectan al movimiento-, lumbalgias inflamatorias y lumbalgias indefinidas. Éstas últimas constituyen un ochenta por ciento de los casos diagnosticados y son aquellas que incurren en un proceso benigno de duración limitada en el que es imposible determinar exactamente su origen.

Marta Valle  •  jueves, 2 de mayo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x