Cuándo acudir al médico por un problema de insomnio

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cuándo ir al médico por un problema de insomnio

Lo ideal sería acostarnos siempre a la misma hora, levantarnos siempre a la misma hora y gozar cada noche de un sueño tranquilo y reparador. Pero no siempre sucede así porque hay muchos factores, internos y externos, que pueden alterar nuestro sueño. Y es que hay veces que dormimos mal o que no podemos dormir. Lo que nos preguntamos es en qué momento pasar una mala noche puede convertirse en un problema de insomnio. Nos preguntamos cuándo debemos acudir al médico por insomnio.

Ir al médico por insomnio

Es evidente que cuando llevas un tiempo sin dormir o durmiendo mal y se trata de un insomnio ligado a algún trastorno emocional como la depresión o la ansiedad hay que acudir al médico para buscar el mejor tratamiento. También es evidente que cuando el insomnio empieza a afectar a tu vida laboral y social no se debe retrasar la visita al médico.

Pero hay otras situaciones en las que aparece el insomnio y que no resulta tan clara la necesidad de ir al médico. Puede que lleves unos días con problemas de sueño por la muerte de alguien cercano, puede que un problema laboral concreto te quite el sueño, puede que estés atravesando una ruptura sentimental o puede que te hayas mudado de casa y no te hayas acostumbrado a tu nuevo dormitorio. ¿Hay que ir al médico en esos casos?

La respuesta no es sencilla. En principio se trata de un insomnio transitorio que remitirá cuando superes la situación que lo ha provocado, pero nunca está de más consultar a un profesional. Ahora bien, debemos ser realistas en cuanto a las expectativas sobre esa visita al médico, porque tal vez no sea la mejor solución para tratar un insomnio leve.

El tratamiento médico para el insomnio

Cuando acudes al médico por un problema de insomnio transitorio, lo más seguro es que el médico se limite a recetarte alguna pastilla para dormir. A estas alturas ya sabemos que las pastillas para dormir pueden ser necesarias en algunos casos, pero no en todos. Y dado el alto riesgo de dependencia y los efectos secundarios que conllevan estos medicamentos tal vez no estemos ante el mejor remedio para dormir.

Los costes de un tratamiento para el insomnio son muy elevados, por lo que nunca se deriva al especialista a una persona que acude al médico de atención primaria con problemas para dormir. Curar el insomnio es un proceso largo en el que hay que estudiar detenidamente las casusas de ese insomnio así como todos aquellos factores ambientales que pueden agravarlo. Se trata, en todo caso, de un estudio personalizado.

Como no todas las personas pueden permitirse una consulta privada con un especialista del sueño, la mayoría de la gente recurre al remedio fácil e inmediato para conciliar el sueño, que son las pastillas para dormir. Pero habría que tener en cuenta que superar el insomnio es una tarea que también debe realizar la persona que lo sufre, tomándose en serio la necesidad de mantener una higiene del sueño adecuada y seguir los horarios de sueño y vigilia escrupulosamente.