Insomnio severo: cómo superar el insomnio más grave

Trucos y consejos para comenzar a dormir bien

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Hay personas para las que la hora de acostarse es una especie de ruleta rusa en la que no saben si les tocará dormir o quedarse despiertos. Otros, en cambio, tienen la suerte echada y esta noche no dormirán, como el resto de las noches anteriores desde hace ya un tiempo. Los trastornos del sueño nos muestran su peor cara con el insomnio severo.

Qué es el insomnio severo

Los especialistas del sueño establecen la clasificación del insomnio según diversos criterios. Puede hacerse según la cantidad del sueño, según la duración del problema o según la gravedad de la consecuencias. De esta manera, según las consecuencias, podríamos estar ante un insomnio leve, un insomnio moderado o un insomnio severo.

Por lo general, el insomnio severo se asimila al insomnio crónico, si atendemos a la duración del problema. Pero lo que en realidad caracteriza al insomnio severo es el desgaste en cuestión de salud física y mental que se produce después de pasar largo tiempo sin dormir.

Ya hemos hablado muchas veces de las consecuencias de no dormir bien, que pueden ir desde la falta de concentración después de pasar una mala noche hasta el aislamiento social cuando se trata de un insomnio crónico o un insomnio severo. Por lo tanto, estamos ante la peor cara del insomnio que puede poner en grave riesgo nuestra salud.

Tratamiento del insomnio severo

Entre las consecuencias de un insomnio severo se encuentra la fatiga crónica, la irritabilidad, la angustia, el nerviosismo, dolores de cabeza, deterioro del sistema inmunitario y de la salud en general y un grave riesgo de depresión. No es difícil adivinar que un insomnio severo sin diagnosticar puede destruir la vida de una persona.

Pero el insomnio severo también se cura, como cualquier otro tipo de insomnio. No existe un tratamiento ideal para superar el insomnio severo, sino varios, ya que la mejor forma de hacer frente a este trastorno del sueño es combinar varios tratamientos entre los cuales se encuentran el tratamiento farmacológico y el psicológico, con una terapia conductual capaz de transformar los comportamientos que sabotean el sueño.

En cualquier caso, para cualquier tipo de insomnio es necesaria una correcta higiene del sueño. Porque dormir bien no es un don entregado por los dioses, que unos reciben y otros no; todos podemos aprender a dormir bien, siempre y cuando sigamos una rutinas de sueño y respetemos las señales de nuestro cuerpo.

 

Puedes leer más artículos similares a Insomnio severo: cómo superar el insomnio más grave, en la categoría de Insomnio en Diario Femenino.