Irse a dormir tarde es más peligroso de lo que piensas

Un estudio asegura que los que se acuestan tarde mueren más jóvenes

María Fernández

Sabías que irse a dormir tarde es más peligroso de lo que piensas

¿Cada mañana te arrepientes de no haberte ido antes a la cama la noche anterior? Pues sentimos decirte que irse a dormir tarde es más peligroso de lo que piensas. Según un estudio realizado en Gran Bretaña, este hábito está relacionado con sufrir una muerte prematura. Según los resultados, aquellos que suelen acostarse a altas horas de la noche tienen más posibilidades de morir siendo más jóvenes.

¿Por qué es tan peligroso irse a dormir tarde?

Esta investigación, realizada en la Universidad de Surrey, ha llegado a la conclusión de que aquellos que se quedan despiertos hasta tarde tienen un 10% más de posibilidades de morir antes. Además, la probabilidad de sufrir distintos problemas mentales y psicológicos a lo largo de su vida es más alta.

Los peligros de irse a dormir tarde

Pero, ¿por qué tienen más problemas de salud?

Para llegar a esas conclusiones, se han analizado 433.000 participantes británicos entre 38 y 73 años. Se les preguntó a cada uno en qué categoría se consideraba: ‘definitivamente diurno’, ‘moderadamente diurno’, ‘moderadamente nocturno’ o ‘definitivamente nocturno’. Seis años y medio después, se revisaron cuántas de estas personas habían fallecido y el estado de salud de todas ellas.

Para que los datos fueran más fiables, se tuvieron en cuenta variables como la edad, el sexo, la raza, el índice de masa corporal, el estatus socioeconómico y algunos hábitos como, por ejemplo, fumar.

La información mostraba que aquellos que se consideraban ‘definitivamente nocturnos’ tenían una probabilidad un 90% más alta de sufrir desórdenes psicológicos, y un 30% de más posibilidades de desarrollar diabetes, problemas gastrointestinales y neurológicos.

Además, se pudo concluir que los que suelen acostarse más tarde son más propensos a fumar, a beber alcohol y café y a abusar de drogas ilegales.

La investigación no ha buscado los motivos por los que tienen más problemas de salud. Pero los expertos apuntan a que el estilo de vida diurno es más habitual que el nocturno y, por tanto, aquellos que se van a dormir más tarde sufren las consecuencias de, a pesar de todo, tener que vivir y trabajar por el día.

Problemas de salud por no dormir lo suficiente

Otras consecuencias de la falta de sueño

A nadie le gusta dormir poco, pero las consecuencias de la falta de sueño pueden llegar a afectar a tu salud y a tu estado de ánimo.

+ Acostarse tarde y tener que levantarse pronto se traduce en una peligrosa falta de sueño. Esto aumenta el riesgo de sufrir enfermedades mentales, a menudo relacionadas con el comportamiento.

+ Los pacientes que duermen menos son más proclives a sufrir de depresión y ansiedad.

+ Aquellos que no descansan bien durante la noche tienen más posibilidades de tener problemas de peso porque, al estar más cansados, suelen tener vidas más sedentarias.

+ El riesgo de sufrir accidentes domésticos y de coche aumenta, porque no se está lo suficientemente descansado. En estas circunstancias se pierde capacidad de reacción.

+ Además, es habitual que la falta de sueño cause que nos cueste más aprender y memorizar. La capacidad de atención también disminuye, así como la capacidad para tomar decisiones.

La diferencia entre hombres y mujeres a la hora de dormir

Las mujeres necesitan dormir más que los hombres

¿Sabías que las mujeres necesitan más horas de sueño que los hombres? Nada más y nada menos que 20 minutos más, según un estudio de la Universidad de Loughborough (Reino Unido).

Esto se debe a que el cerebro de la mujer funciona de una manera más compleja que el del hombre. Por lo tanto, necesita más tiempo para recuperarse, una tarea que lleva a cabo mientras dormimos.

Además, otro estudio de la Duke University de Estado Unidos asegura que la falta de descanso afecta peor a la salud de las mujeres que a la de los hombres. Esto hace que sean más proclives a sufrir depresión y ansiedad.

A veces, no es una cuestión de dormir más tiempo, sino de dormir mejor.