Dormir mucho y levantarse cansado, ¿por qué sucede?

Retrasar el despertador y dormir con el móvil cerca son algunas de las causas

Tamara Sánchez

Dormir mucho y levantarse cansado, ¿por qué sucede?

Te suena el despertador, te levantas de la cama y aunque has dormido las ocho horas reglamentarias te levantas con la sensación de estar aún más cansada que cuando te acostaste. Pero, ¿por qué sucede esto? ¿Por qué te levantas por las mañanas como si te hubiera pasado un camión por encima a pesar de haber dormido a pierna suelta? Las razones por las que duermes mucho y te levantas cansada son muy variadas. Las analizamos una a una.

Las razones por las que duermes mucho y te levantas cansada

Despertarse cansada después de haber dormido mucho puede hacer que tu día se convierta en una verdadera pesadilla: estarás agotada, malhumorada, no rendirás bien en el trabajo ni serás capaz de llevar a cabo todas tus obligaciones cotidianas. Por eso, es importante que conozcas las verdaderas causas que hacen que te levantes tan cansada. Muy Atenta:

+ Alteración del ciclo del sueño, principal causa por la que te levantas cansada

No importa si has dormido ocho, diez o doce horas en una noche, no lograrás descansar plenamente si tu sueño no tiene calidad. En cuestión de descanso tienes que tener muy claro esto: no importa la cantidad, sino la calidad. Y la calidad se consigue respetando el ciclo del sueño.

El ciclo del sueño se divide en cinco etapas que duran aproximadamente 90 minutos. Las dos primeras etapas reciben el nombre de “ligera”, las dos segundas “profunda” y la tercera se denomina “fase REM”. Si alguna de estas cinco etapas se interrumpe, sea por la causa que sea, el ciclo del sueño deberá volver a empezar y eso provocará que no descansemos como es debido haciendo que nos levantemos cansados por la mañana.

+ Estrés, un motivo para levantarse cansado

El estrés diario, las preocupaciones y los nervios pueden afectar mucho al sueño y, en consecuencia, a la calidad del descanso. En este caso, para mejorar la calidad del sueño es fundamental que al meterte en la cama trates de dejar de lado todos los problemas. En caso de que no puedas hacerlo, debes buscar otras alternativas como pueden ser escuchar música relajante o leer un rato antes de irte a dormir para desconectar.

+ Colchón desgastado 

Aunque creas que el colchón de tu cama está nuevo o que tu almohada es perfectamente adecuada para el descanso, si te levantas cansada por la mañana es muy probable que debas revisarlo todo. Se recomienda que los colchones se cambien pasados los ocho años, así que si la vida de tu colchón ya ha superado ese tiempo, será mejor que te compres otro. En cuanto a las almohadas, las de látex y las de aloe vera son las mejores para mejorar el descanso.

+ La anemia y la falta de vitaminas hacen que te despiertes cansada

Si a pesar de haber dormido un montón de horas te despiertas cansada por las mañanas o incluso tienes la sensación de estar agotada siempre, es muy probable que tengas anemia o una falta de vitaminas. En este caso, lo mejor es acudir al médico para que te recete el tratamiento más adecuado.

+ No retrases el despertador

Lo de “cinco minutitos más” por las mañanas te puede pasar factura ya que cuando retrasas la alarma y vuelves a dormirte, lo haces durante un periodo muy corto de tiempo en el que no da lugar a que se complete el ciclo del sueño. Esto te deja una sensación de cansancio aún más fuerte que la que tenías la primera vez que te despertaste.

+ Apneas del sueño, una posible razón de levantarse cansado

¿Has oído hablar de las apneas del sueño? Estas provocan que dejes de respirar durante algunos segundos mientras duermes, lo cual hace que el organismo se vea obligado a buscar oxígeno respirando profundamente.

El hecho de que se paralice la respiración mientras duermes hace que se interrumpa el ciclo del sueño, que no descanses bien y que te levantes tremendamente cansada.

+ No duermas con el móvil cerca

Las radiaciones que emiten los teléfonos móviles hacen que se altere tanto el ciclo circadiano lo cual se traduce en que no descansamos como es debido, nos desvelamos con facilidad y varias veces durante la noche y tenemos más pesadillas de las habituales. A la hora de dormir, ¡el móvil siempre apagado o en modo avión!