¿Puedo tatuarme antes (o después) de una operación? Riesgos e indicaciones

Tattoos e intervenciones quirúrgicas: ¿son compatibles?

Beatriz Martínez

Los tatuajes, esos dibujos que nos hacemos sobre la piel y que dejan ver una parte de nuestra personalidad o nuestros gustos, están cada vez más de moda. Es por ello que nos empeñamos tanto en que tengas en cuenta todas y cada una de las consideraciones necesarias antes de hacerte un tattoo. ¿Puedo hacerme un tatuaje si tengo fecha para una operación o intervención quirúrgica? ¡Vamos a verlo!

Hacerse un tatuaje antes de una operación: ¿sí o no?

Una de las preguntas más frecuentes en lo que a tattoos se refiere es si se puede hacer uno antes de una operación o intervención quirúrgica. La respuesta es un rotundo NO. Así que si tenías cita con tatuador y ya te han llamado para la operación que te habían programado, tendrás que anular y posponer el tattoo. ¿El motivo? El riesgo de infección para la piel.

Cuando te haces un tatuaje, esto es algo que seguro que ya te sabes, la piel está más sensible y queda expuesta a posibles infecciones, algo que hay que evitar a toda costa si vas a ser operada en los próximos días. La piel no está en las condiciones óptimas para enfrentarse a una intervención quirúrgica. Nada de tatuajes ni cualquier otro tratamiento en la piel por el estilo si tienes fecha para la operación.

Otro de los motivos por los que no debes hacerte un tattoo en ninguna zona de la piel si vas a ser operada en unos días es por el riesgo de infección. Si hay alguna complicación y el tatuaje se infecta, la operación va a tener que quedar aplazada, algo que para nada es recomendable. ¡Lo primero es lo primero!

Cuando vas a ser intervenida quirúrgicamente debes estar en las mejores condiciones posibles, tu piel debe estar cuidada y sin riesgo de infección y tu estado de ánimo debe ser saludable. Nada de tener que estar pensando si cometiste un error al hacerte ese bonito tatuaje antes de tiempo.

¿Cuánto tiempo debo esperar para hacerme un tattoo tras una operación?

Queda visto entonces que no te debes tatuar antes de la operación, es entonces que empiezas a preguntarte si te puedes hacer el dibujo que tanto te gusta una vez se ha acabado el proceso quirúrgico. Por supuesto que sí, pero como la piel durante esos días también está expuesta, debes esperar a estar completamente recuperada de la operación. No dudes en consultar con tu doctor, él te darás las pautas exactas a las que debes prestar especial atención.

Según sea el tipo de operación, deberás guardar reposo postoperatorio al menos un mes o dos. Una vez hayas recuperado tu actividad normal y el médico te diga que estás completamente recuperada podrás pensar en hacerte el tatuaje que habías tenido que aplazar.

Recuerda que no es aconsejable que te hagas el tatuaje en la zona lumbar, en las muñecas ni sobre ninguna peca. Esto podría impedir que te pongan inyecciones o los tratamientos correspondientes si tienes que ser intervenida de nuevo en otra ocasión.

Cómo cuidar el tatuaje recién hecho: recomendaciones básicas

¿Vemos las recomendaciones básicas a seguir una vez te has hecho el tattoo que tanto deseabas? Te damos a conocer algunos puntos clave que deberías tener muy en cuenta:

+ Cubre con un apósito o un film transparente durante no más de dos horas según te lo hagas para protegerlo. Una vez llegues a casa, quítatelo y empieza a cuidarlo. 

+ Lava con agua templada y jabón neutro.

+ Aplica la crema hidratante que te ha indicado tu tatuador.

+ Acude al médico si ves alguna señal de infección como fiebre, dolor o inflamación en la zona de la piel tatuada.

Los procesos de cicatrización son lentos y varían de una persona a otra así que tendrás que seguir estos pasos todo el tiempo que tarde en sanar tu tattoo.

¡La salud no está reñida con la belleza!