Recetas de desayunos con yogur para tener mucha energía desde la mañana

Desayunos fáciles y rápidos, ¡para que no tengas excusa!

Laura García
Laura García Periodista

No hay nada como empezar el día con buen pie y como una se merece. ¿Y cómo es eso? Simplemente con un desayuno increíble que nos alegre la vista y, por supuesto, el gusto. El desayuno es la comida más importante del día y, por esa misma razón, se merece la atención y el mimo necesario. Muchas veces, por las prisas, tomamos un café y si hay suerte le sumamos unas galletas o una tostada. ¿Cuál es el problema? Que en apenas unas horas estás en el trabajo pero muerta de hambre, y lo que es peor: ¡sin energía para trabajar! 

No pretendemos que te levantes 3 horas antes para que te prepares el desayuno porque sabemos que, seguramente, por tu ritmo de vida es un poco imposible. Además, no hablamos de que tengas que dedicarle demasiado tiempo por las mañanas. De hecho, podrás dejarlo preparado por las noches si quieres, pero tu cuerpo merece una inyección de energía que podrás conseguir solo con prepararte un buen desayuno para tener una dieta sana

¿No sabes por donde empezar? Nuestra recomendación es que ingieras un lácteo en la primera comida del día, pues puede aportarte todo lo que necesitas para estar en perfectas condiciones para afrontar la jornada. Por ello, en Diario Femenino te traemos algunas recetas de desayunos con yogur para tener mucha energía desde la mañana, ¡no te las puedes perder! 

¿Por qué el yogur es bueno para tu organismo? 

Para empezar, el yogur es una excelente fuente de proteínas y nutrientes esenciales. Además tiene probióticos, que son los encargados de eliminar sustancias dañinas del intestino para mantener nuestro sistema digestivo sano. Es importante contar con un buen sistema digestivo, por lo que (aunque no lo veamos) debemos intentar cuidarlo para evitar problemas futuros. 

Pero hay más: el yogur te va a ayudar a tener reservas de calcio para mantener tus huesos y dientes sanos, algo de lo más importante. Y, a diario, reforzará tus defensas para protegerte de cara a posibles enfermedades. Además, el yogur tiene la capacidad de aportar una sensación de saciedad que otros alimentos no tienen y la mayoría de personas intolerantes a la lactosa pueden consumirlo.  

Por otro lado, es un gran aliado para combatir el estreñimiento, bajar de peso, disminuir el colesterol y contar con más energías de cara a aguantar todo el día. ¿Te queda alguna duda de por qué es bueno meter un yogur en nuestro desayuno?

8 recetas de desayunos con el yogur como protagonista

Vamos a ver qué recetas podemos preparar que sean variadas, ricas en nutrientes y sencillas de elaborar. 

1 Yogur con avena, frutos secos y pasas

Ingredientes:

- Yogur natural

- Avena

- Nueces, pistachos o pipas

- Pasas secas

Paso a paso:

Echa un vaso el yogur natural con la avena. Si no te importa que la avena se vuelva blanda puedes dejarlo preparado el día de antes, pero si te gusta crujiente mejor que lo hagas en el momento. Si te da igual, nuestra recomendación es que la dejes ablandarse, pues el punto crujiente ya te lo van a aportar los frutos secos. Después, añade los frutos secos, las pasas y mézclalo todo. 

2 Yogur con miel y nueces

Ingredientes:

- Yogur natural

- Miel

- Nueces

Paso a paso:

Este desayuno es perfecto para los días que te levantas con poco tiempo pero tienes bastante hambre. Lo bueno es que incluso puedes preparártelo en la oficina. Solo necesitas un yogur (no edulcorado), una cucharadita de miel de abeja y un puñado de nueces. Válido tanto en el desayuno como a media mañana. ¡Y riquísimo! 

3 Yogur y chía con mango

Ingredientes:

- Yogur natural

- Chía

- Mango

Paso a paso:

Una hora antes de tomar el yogur, deja la chía en agua. Si lo vas a preparar durante la noche anterior, puedes meterla directamente en el yogur para que se ablande y tu cuerpo absorba todas las propiedades. Por otra parte, corta el mango en trocitos y, en un vaso, coloca un poco de yogur con chía (como un dedo de grosor) y los trocitos de mango. A continuación, vuelve a repetir el proceso. ¡Riquísimo! 

4 Yogur con muesli, manzana y canela

Ingredientes:

- Yogur natural

- Muesli o cereales

- Manzana dulce

- Canela (opcional)

Paso a paso:

Corta la manzana en trozos: nuestra recomendación es que dejes la piel, pues aporta nutrientes. En un vaso, vierte el yogur con el muesli o los cereales y mézclalo todo. Después, añade la manzana y el toque de canela al gusto. 

5 Yogur con cereales y chips de chocolate

Ingredientes:

- Yogur natural

- Cereales

- Chips de chocolate negro o con leche

- Cookies

Paso a paso:

Si buscas dar un toque de alegría a tu desayuno puedes añadirle un poco de chocolate. ¿Cómo? Tienes diferentes opciones. Por una parte, añade al yogur natural unos cereales con chocolate. Otra forma es poner unos cereales integrales (que además de energía te aportarán fibra) y añadirle unos chips de chocolate negro o con leche que compremos aparte. Por último, otra idea será trocear cookies directamente en el yogur. ¡Delicioso! 

6 Batido de yogur, fresas y arándanos

Ingredientes:

- Yogur natural o líquido

- Leche (opcional)

- Fresas

- Arándanos

- Frutos del bosque

Paso a paso:

Este es un delicioso desayuno lleno de vitaminas, sencillo de preparar y que, además, te podrá durar varios días si sabes cómo conservarlo. Batiremos las fresas y los arándanos junto al yogur. Podemos añadirle un poco de leche (al gusto) para hacerlo un poco más líquido. Si es necesario, podemos añadir un poco de edulcorante para endulzar. Por último, para decorar, añadiremos más frutos del bosque como frambuesas o grosellas, por ejemplo.

7 Batido de cacao y plátano con frutos secos

Ingredientes:

- Yogur natural

- Cacao en polvo

- Leche

- Plátanos

- Frutos secos, por ejemplo, nueces o cacahuetes.

- Azúcar (opcional)

Paso a paso:

Lo primero que debes hacer es trocear los plátanos y mezclarlos con el yogur y una o dos cucharadas de cacao el polvo según gustos. Lo recomendable es echar una e ir probando para ver en qué punto nos gusta más. También podemos añadirle un poco de leche para que esté más líquido. Batiremos hasta que quede una mezcla homogénea. 

Los frutos secos podemos mezclarlos en función de si nos gustan muy picados (lo mezclaremos al principio de la elaboración, junto a los plátanos) o queremos el batido con tropezones (los añadiremos más tarde). ¡Rico y nutritivo! 

8 Yogur con cacahuete, cacao y fresas

Ingredientes:

- Yogur

- Cacao y café (opcional)

- Edulcorante (opcional)

- Cacahuetes

- Fresas o cerezas 

Paso a paso:

Vierte el yogur en un recipiente y añade el cacao. Si quieres darle un toque a café, puedes añadir también un poco en polvo y mezclar bien. Si deseas añadir los cacahuetes en este momento, bátelos junto a la mezcla. Sino, puedes reservarlos para ponerlos al final. Lo mejor es que empieces añadiendo poco y, después, vayas sumando al gusto. Si lo necesitas, puedes añadir edulcorante también. Por otro lado, lava las fresas y/o cerezas y trocéalas. Si no has añadido los cacahuetes en el punto anterior, tritúralos en trozos pequeños y échalos por encima junto con las fresas. 

 

Aún así, te recomendamos que junto a estos desayunos intentes meter algo sólido como unas tostadas de tomate, aguacate o pavo. A partir de ahora toca disfrutar de los desayunos sin perder ni un minuto, pero ¡a lo grande!