Soñar con el mes de octubre: disfruta del otoño

¿Qué significan tus sueños en pleno otoño?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El significado de soñar con el mes de octubre

Aunque en un principio pueda parecértelo, no es nada raro soñar con los meses del año y, además, no siempre coincide el mes que sueñas con el que estás viviendo realmente. En el caso de soñar con el mes de octubre se trata de un mes en el que puedes enredarte fácilmente en los preparativos de cara al invierno sin pararte a disfrutar del momento. ¿Te apetece descubrir con más detalle el significado de este sueño? ¡Puedes hacerlo ahora mismo! Como siempre, te lo contamos en nuestro diccionario de sueños.

El mes de octubre en tus sueños: significado

¿Qué ocurre en octubre? Tal vez sean octubre, noviembre y febrero esos meses grises con poco color en los que la ilusión decae y en los que parece que nunca pasa nada. Octubre es el mes de los preparativos de cara al invierno, del cambio de armario, de la organización de las jornadas laborales y escolares... Pero, ¿qué pasa realmente en octubre? ¿Nada?

+ En octubre pasará lo que tú quieras que pase, que para eso llevas las riendas de tu vida. Y ese es el significado de soñar con este mes que representa al otoño mejor que ningún otro. El otoño, la estación de la explosión de colores en la naturaleza, aún no tiene la fama que se merece. Pero aquí está tu sueño para recordarte todo lo que puedes hacer en octubre, todo lo que puedes hacer en otoño.

+ Octubre es el mes de la naturaleza y pocas cosas hay que te den más energía que un día en el bosque, caminando bajo los árboles resplandecientes de color un poco antes de que pierdan las hojas y sentarte a la orilla de un río de aguas transparentes y frescas. Si vas a necesitar acumular energía o guardar fuerzas para el invierno, aquí tienes la respuesta que estabas buscando: para eso sirve octubre. 

+ Pero como ocurre al soñar con todos los meses del año, no te quedes únicamente en esta faceta del mes de octubre. Soñar con las estaciones, con los meses, con fechas concretas, con relojes o con calendarios es un recordatorio de que el tiempo va pasando. Y de que cualquier momento, cualquier aquí, cualquier ahora es el mejor momento para ser feliz. Así que despierta, en octubre o en junio, cuando sea, y hazte consciente de tu tiempo. Y lo que es más importante aún: aprovéchalo.