Tu corazón en invierno

Cuida tu corazón

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo. Un dato que no deja de llamar la atención, pues la mayoría de los problemas de corazón pueden prevenirse fácilmente adoptando un modo de vida más saludable. Factores como el tabaco, la obesidad y el sedentarismo son los principales desencadenantes de las cardiopatías más frecuentes, así que su prevención se convierte en un asunto de necesidad.

El corazón sufre más en invierno

Dada la gran incidencia de las enfermedades del corazón, es necesario concienciar a la población para que tome las medidas preventivas necesarias. Medidas que se hacen especialmente importantes en invierno, ya que entonces aumentan las afecciones cardiovasculares. Según la Asociación Americana del Corazón los datos de un estudio realizado en siete lugares con climas totalmente diferentes dieron como resultado que las dolencias cardiacas se agravan en invierno, sea éste más o menos frío.

En sitios tan distantes como California y Washington, el número de muertes por problemas cardiovasculares aumentó en un 36 % en la temporada invernal. Ataque al corazón, insuficiencia cardiaca y accidente cerebrovascular son las dolencias que aumentan en invierno debido a que el frío dificulta la circulación sanguínea y eleva la presión arterial. Además, parece ser que en invierno nos cuidamos menos, con una alimentación poco saludable y hacemos menos ejercicio que en verano.

Cómo cuidar tu corazón

Así las cosas, y siendo el corazón el motor de nuestro cuerpo, no estaría de más que prestásemos un poco más de atención a ese órgano que nos da la vida y cuyo cuidado requiere de muy poco esfuerzo por nuestra parte. Y es que el cuidado del corazón se basa en las 3 D: dieta, deporte y descanso.

La dieta es fundamental para el cuidado del corazón. Una alimentación sana y equilibrada reduce el riesgo de sufrir muchas de las enfermedades cardiovasculares. Evitar aquellos alimentos que contienen más grasas para evitar el colesterol y para que la circulación de la sangre se realice con normalidad, es fundamental en la prevención de las diferentes cardiopatías, así como tratar la obesidad, uno de los principales males que afectan a la salud de los españoles.

El deporte ha de incluirse en cualquier plan de vida saludable. No es necesario llegar a un nivel de competición, sino que basta con la práctica habitual de un ejercicio físico moderado. De sobra sabemos cómo el ejercicio físico mejora notablemente nuestra calidad de vida y basta con caminar 30 minutos al día para empezar a notar cómo nuestro cuerpo reacciona favorablemente. Pero el ejercicio que más beneficia a nuestro corazón es la natación y los ejercicios aeróbicos.

El descanso se incluye como el tercer factor a tener en cuenta en el cuidado de nuestro corazón. Y es que el estrés supone un riesgo añadido para nuestra salud cardiovascular. Conocemos la importancia de dormir bien para empezar el día más descansados y también más relajados. En cualquier caso, el descanso y aprender a desconectar de los problemas son fundamentales para reducir los efectos negativos del estrés.

Laura Sánchez  •  martes, 27 de noviembre de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x