¿Puedo donar sangre si tengo o he tenido cáncer?

¿Está permitida la donación en enfermos con cáncer? Te damos la respuesta

Laura D
Laura D Periodista

La donación de sangre es una necesidad, sin embargo, hay ocasiones en las que no nos damos cuenta de ello. Solo hay que mirar algunas cifras para tomar conciencia de lo importante que es que cada vez más personas se sumen a realizar este gesto tan solidario y altruista que es capaz de salvar más de una vida. ¿Por qué no animarse a ello? 

Pero, para poder donar sangre con total tranquilidad, es importante estar completamente informados sobre el tema. ¿Quién puede donar sangre? ¿Quién está excluido de hacerlo? o, por ejemplo, ¿puedo donar sangre si tengo o he tenido cáncer? ¡[email protected]! En Diario Femenino vamos a dar respuesta a las preguntas más frecuentes que surgen en torno a este tema para ser consciente de qué es, cómo es y si puedes o no acercarte a un hospital o puesto de donación. 

Donar sangre cuando has tenido cáncer: ¿sí o no?

Si tienes o has tenido cáncer, ¿puedes donar sangre? Aparentemente, si lo has superado y no ha supuesto ninguna alteración se podría pensar que no hay ningún problema. Pero lo cierto es que la respuesta es clara: quienes hayan tenido cáncer no pueden donar sangre. Eso sí, hay una excepción que es un carcinoma basocelular o un carcinoma de cérvix. 

Esta negativa incluye tanto si lo estás pasando, si has recibido o no tratamiento o si has superado el cáncer. Y, ¿por qué no se puede donar sangre? La respuesta la podemos encontrar en la seguridad del receptor. Podría existir la posibilidad de que pueda desarrollar un proceso similar, y por la seguridad con la que cuenta el proceso, no es posible la donación entre estos casos. De hecho, se encuentra entre uno de los requisitos fundamentales a cumplir: no haber tenido cáncer. 

Cabe destacar que el hecho de tener o haber tenido cáncer no afectaría a los órganos. La donación de aquellos órganos que no estén afectados ni dañados, en caso de necesidad, sí que podrían donarse con bastante tranquilidad. 

Requisitos necesarios para acudir a donar sangre

El requisito indispensable para donar sangre es, por supuesto, ser mayor de edad y encontrarse por debajo de los 65 años. Otro de los requisitos necesarios es el peso, ya que debes pesar más de 50 kilos. No puedes tener tatuajes o piercings hechos recientemente (con menos de 4 meses) y, además, no pueden donar sangre los enfermos crónicos como el diabético insulinodependiente o los epilépticos. 

Además, existen otros requisitos que, de forma temporal, pueden impedirnos donar. Como por ejemplo, una intervención quirúrgica, vacunas, haber ingerido ciertos medicamentos, haber hecho viajes a países tropicales, estar embarazada, acabar de dar a luz o estar en período de lactancia. En cada caso existe un período de espera que puede extenderse desde unos días hasta unos meses.

¿Qué debes tener en cuenta antes de donar sangre?

Donar sangre es un proceso simple que no te llevará mucho tiempo y te aportará una gran satisfacción personal, por la ayuda a la hora de salvar vidas que ello conlleva. Todas las 'molestias' que pueda ocasionarte se te olvidarán si tienes en mente la gran ayuda que esto supone. De hecho, con tu sangre estarás ayudando a tres personas.

Para ir a donar sangre no necesitas una gran preparación. Tan solo dormir bien la noche anterior, comer de forma normal (no acudas nunca en ayunas, ¡no es un análisis de sangre!), estar relajada y contestar de forma sincera a las preguntas que te hagan en el cuestionario previo al momento de la donación.

Además, si te estás planteando acudir a donar sangre es importante que recuerdes que puedes hacerlo durante todo el año en zonas fijas y autobuses móviles que van rotando por diferentes puntos de diversas ciudades en el mundo. Podrás hacerlo cada 2 meses y, siendo mujer, un máximo de 3 veces al año.


No lo dudes, infórmate y da el paso. ¡Donar salva vidas!