¿Puedo donar sangre si tengo anemia? Resuelve todas tus dudas

Las indicaciones que debes seguir si padeces anemia y quieres donar

LD

La relación que existe entre la anemia y la donación de sangre

La donación de sangre es algo tan necesario como imprescindible. Cuando se trata de ser solidarios y de ayudar a las personas que tienen necesidad no debemos buscar excusas sino tiempo para colaborar. Sin embargo, es normal que te surjan miles de dudas en torno a esta práctica tan favorable para todo el mundo, ¿verdad?

En el caso de las mujeres las preguntas suelen concentrarse alrededor de la menstruación y el embarazo. Otras, sobre los tatuajes, piercings o las medicinas que tienen que tomar. Incluso hay quienes se preguntan si pueden donar con ciertas enfermedades, como la anemia. ¿Puedo donar sangre si tengo anemia? Te preguntarás. ¡[email protected]! Vamos a intentar resolver todas tus dudas para que te olvides de los falsos rumores y puedes informarte para ayudar a los demás. 

La importancia de donar sangre

El gesto de donar sangre es importante porque es uno de los más solidarios que pueden existir. La donación ayuda a salvar vidas porque la sangre no se puede fabricar, solo se puede donar. Quizá es algo que no te has parado a pensar hasta ahora pero es real. Por tanto, si nadie llevase a cabo este gesto a lo largo de todo el año, no habría reservas de sangre. 

Por qué es importante donar sangre

A esto hay que sumarle que, aunque las donaciones aumentan en algunos momentos puntuales del año, deben ser más o menos regulares ya que tiene fecha de caducidad y no se puede guardar para siempre. ¿Somos conscientes de la importancia que tiene este gesto? ¿Somos conscientes de que podríamos necesitarlo el día de mañana como otros lo necesitan ahora? 

Por suerte, la mayoría de gente no lo duda y acude a donar con cierta asiduidad. Una vez quitado el miedo de la primera donación es mucho más sencillo repetirla. Sin embargo, tal y como decíamos al comienzo, aún quedan muchísimas personas que se echan para atrás pensando que no pueden donar por ciertos problemas de salud. ¿Será el caso de la anemia? ¡Vamos a verlo! 

Donar sangre teniendo anemia: ¿sí o no?

¿Tienes anemia? Lo que deberías saber si quieres donar sangre

Esta es una de las dudas más frecuentes. Para empezar, debes tener en cuenta que existen diferentes tipos de anemia y que todo depende del tipo que estés padeciendo. Pero, cuando hablamos de la más común y concretamente la que más afecta a las mujeres, siempre trataremos el mismo tipo de anemia: la anemia ferropénica o la carencia de hierro

En el caso de que ya hayas pasado esa anemia y los análisis sean favorables e indiquen que ya no tienes esta patología, podrás donar sangre sin ningún problema. Sin embargo, si tienes anemia en el momento de la donación no será posible llevarla a cabo. De echo, el pequeño examen médico al que te someten cuando vas a donar sangre es para medir el nivel de hemoglobina y detectar una posible anemia. 

Por ello, en primer lugar, se debe comprobar que la hemoglobina (o hematrocrito) se encuentra en niveles normales. Después, que no estés siguiendo un tratamiento de ingesta de hierro ya que, de ser así, deberán transcurrir dos meses tras la toma de pastillas para poder llevar a cabo el proceso de la donación. 

Aunque los asistentes o médicos para la donación siempre vayan a hacer una lista de preguntas sobre tu estado de salud, es muy recomendable avisar de este tipo de patologías. También lo es informarse sobre el tipo de anemia que sufres e incluso preguntar al médico de cabecera si con ese estado de salud es posible acudir a donar. Así estarás asegurando que la sangre está en buen estado para ser donada y, además, tu estado de salud tras la donación no se verá afectado.