Dieta contra el Síndrome Premenstrual

Escoge los alimentos adecuados y reduce los síntomas

Napoleón Fernandez

Exceptuando los casos extremos, los síntomas propios del Síndrome Premenstrual ceden mejorando la dieta, incorporando los ejercicios físicos a la rutina habitual de la paciente y asistiéndola con psicoterapia personal y/o de pareja.

En cuanto a las correcciones pertinentes en la dieta, los expertos aconsejan: abundantes frutas y vegetales crudos; no excederse con las proteínas y priorizar las provenientes del pescado, las aves y las legumbres; comer poca grasa; ingerir productos integrales (carbohidratos complejos) y aumentar los alimentos ricos en minerales como el calcio (lácteos desnatados, frutos secos), magnesio (cacao, nueces, almendras), zinc (cereales, sésamo, legumbres y marisco), potasio (patatas, plátanos, legumbres secas y frutos secos), yodo (pescados y algas) y cromo (manzana, levadura de cerveza, etc.).

Dieta contra el Síndrome Premenstrual

También sugieren incrementar la ingesta de vitamina B6 (soja, patatas y legumbres verdes pues disminuyen la tensión mamaria y la ansiedad); vitamina E (combate el insomnio, el dolor de cabeza y la depresión) y C.

Otras de las sugerencias son multiplicar las porciones diarias de frutos secos y frescos pues estimulan la acción de la serotonina, neurotransmisor que participa en el mejoramiento del humor y en la reducción de la ansiedad; comer en pequeñas cantidades y con más frecuencia; reducir el estrés todo lo posible; dormir más horas y beber abundante agua. Vale también evitar los ayunos y disminuir las cantidades diarias de tabaco, alcohol, cafeína, bebidas gaseadas, azúcares, grasas, chocolate, conservas y sal.

Si usted sufre algunas de esas molestias y sospecha que padece del Síndrome, es prudente que lleve, al menos durante tres meses, una especie de diario en el que anote los días de la menstruación y cada uno de los síntomas. Esa herramienta le facilitará el diagnóstico al especialista y le permitirá diseñar un tratamiento adecuado que estará en dependencia del grado de severidad con que se le manifieste la dolencia.