8 rotundas diferencias entre el amor y la dependencia emocional

Cómo saber si lo que sientes es amor de verdad

Laura Sánchez

¿Sientes amor o dependencia?

El amor debería ser el que forma y da vida a una relación de pareja, pero ya sabemos que no siempre es así. A veces no es amor, sino necesidad, posesión, obsesión, adicción o dependencia. Y hay que cuidarse de todo aquello que no es amor, hay que cuidarse de la dependencia porque está en juego nuestra salud y nuestra felicidad. Descubre las rotundas diferencias entre el amor y la dependencia emocional y empieza a amar más sano.

Diferencias entre el amor y la dependencia emocional

¿Amor u obsesión? ¿Amor o necesidad? ¿Amor o dependencia? Antes de desvelar las diferencias entre el amor y la dependencia emocional, debes tener claras algunas cosas sobre el amor. El amor no duele, el amor no limita, el amor no te hace llorar, el amor no te hace sufrir. El amor te hace libre y feliz. ¿Lo tienes claro? Si sientes otras cosas, es que no es amor.

1 Libertad o prisión

La principal diferencia entre el amor y la dependencia emocional es la libertad. A esas personas que se sienten atadas en su relación, que no se sienten libres, tenemos que decirles que no es amor, es dependencia. Porque el amor te deja volar libremente, no te encarcela en la vida de la otra persona.

Querer o necesitar

Puedes notar la dependencia emocional en tu actitud hacia la pareja. ¿La quieres o la necesitas? Frases como "no puedo vivir sin ti" o "sin ti no soy nada" están muy bien para las canciones y los poemas, pero no para sentirlas en la vida real. Querer o desear a tu pareja no es lo mismo que necesitarla.

3 Compañía o soledad

Esa necesidad se ve también cuando estás con tu pareja para evitar la soledad. No estás con esa persona porque disfrutes de su compañía, sino porque te aterra estar sola. No eres feliz en tu relación, tu pareja te hace sufrir, pero aun así, no te atreves a romper porque la soledad te parece mucho peor que lo que estás viviendo.

En qué se diferencia el amor y la dependencia emocional

4 Risas o llantos

Olvídate de ese refrán que dice que quien bien te quiere te hará llorar. Si alguien te quiere bien, te hará de todo menos hacerte llorar, o sufrir, o angustiarte. Si alguien te quiere bien te hará reír y disfrutar.

5 Compañerismo o posesión

La dependencia emocional va ligada de un sentimiento de posesión que poco tiene que ver con el compañerismo del amor verdadero. Ocúpate de tener un compañero de vida mejor que un novio. Y dale alas, dale espacio, porque tu pareja no es tuya. Porque no se puede poseer a las personas libres.

6 ¿Cómo está tu autoestima?

La autoestima es un medidor perfecto para distinguir entre amor o dependencia emocional. El amor verdadero sube tu autoestima, mientras que la dependencia la hunde hasta los infiernos. Si tu pareja no te valora y sigues con ella, no es porque la ames, es porque la necesitas.

7 Pensar en ti u olvidarme de mí

Cuando amas a alguien y especialmente cuando te enamoras, piensas continuamente en esa persona. Pero no te olvidas de ti misma. Te olvidas de ti misma, de tu vida, de tus amigos, de tu forma de ser cuando dependes de alguien, cuando necesitas su aprobación, cuando no eres independiente.

Fantasía o realidad

El amor de verdad es real, lo notas, lo sientes. Ves las cosas buenas y malas de la otra persona. La dependencia, por el contrario, está muy ligada a esa idealización que se hace de la otra persona, del amor o del concepto de relación de pareja. No te pierdas en tu fantasía y disfruta de un amor real.

¿Quieres saber más sobre las relaciones de amor? No te pierdas toda la información que necesitas en nuestra categoría de pareja