¿Tengo dependencia emocional de mi amigo? Cómo ponerle solución desde ya

¿Amistad o dependencia? ¡Cuidado con las relaciones tóxicas!

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

¿Cómo es tu vida social? Tal vez aparte de algunos cafés con tus compañeros de trabajo tienes un solo amigo, un mejor amigo, un amigo muy especial y con esa persona te basta y te sobra para cubrir el ámbito social. Tal vez tengas un apego insano de ese amigo porque te sientes fatal cuando hace otros planes sin ti. Tal vez te pasas la vida esperando que te llame para salir a tomar algo. Tal vez le quieres tanto (como amigo) que no necesitas a nadie más en esta vida. Y entonces tal vez tengas dependencia emocional de tu amigo y es un problema que hay que solucionar. En Diario Femenino te contamos cómo hacerlo.

Qué es la dependencia emocional

Cuando hablamos de dependencia emocional casi siempre lo relacionamos con la pareja, pero la dependencia también puede darse en otras esferas, como la de la familia o la de la amistad. De hecho, no es raro entablar una relación de amistad con alguien y que al cabo del tiempo se convierta en una relación tóxica, adictiva y posesiva.

Bornstein, citado en el Trabajo Final de Grado de Estefanía Hernández García sobre relaciones dependientes para la Universidad de La Laguna (Tenerife, España) define la dependencia emocional como "una necesidad de protección y apoyo, en donde la confianza existente en la relación es un elemento esencial que influye en la autoestima, identidad y funcionamiento general de la persona".

La dependencia emocional implica, por tanto, necesidad, es un apego insano en el que se necesita el contacto casi permanente de la otra persona, la atención constante y la exclusividad. Esa necesidad termina por crear lazos tóxicos en los que la persona dependiente presiona y agobia a su amigo por no recibir ese torrente de atención que la otra persona necesita.

¿Crees que te está pasando? Tu mejor amigo es la persona más importante de tu vida, pero hay algo más. Toda tu vida gira a su alrededor y sientes celos cuando ese amigo te comenta que ha hecho algo sin ti, que tiene otros amigos que tú no conoces o que se va de vacaciones sin contar contigo. Y tú entonces empiezas a obsesionarte porque no te presta toda la atención que requieres.

Cómo detectar que tienes dependencia emocional con tu amigo

Si quieres saber si te está pasando, comienza por identificar ese malestar continuado que tienes. Tu estado emocional no es bueno y no sabes muy por qué. Pero sí sabes que hay una persona alrededor de la cual gira tu vida, una persona de la que dependen tus estados de ánimo, tu seguridad, tu autoestima: tu amigo.

+ La dependencia emocional de un amigo se nota en los celos que sientes cuando hace algo con otras personas, ir al cine, tomar unas copas o un viaje.

+ Otra señal de dependencia emocional es la obsesión. Te pasas todo el día pensando en tu amigo y no es porque te guste o porque quieras tener algo más con él. Le das vueltas a las conversaciones que habéis tenido o te preguntas qué estará haciendo en estos momentos.

+ La fiscalización de la vida de tu amigo es una señal muy evidente de dependencia. Te molesta que no te conteste los Whatsapps inmediatamente y te montas películas pensando que ya no te quiere.

+ Procuras adaptarte a su vida, a sus gustos, a sus intereses. Es la necesidad de ser aceptada por esa persona y piensas que si opinas diferente no te va a querer. ¿Estás intuyendo aquí problemas de autoestima?

+ Tu amigo es tu prioridad, le antepones al resto de tus amigos, a tu familia y, lo que es peor, a ti misma. ¿Alguna vez has cancelado una cita con alguien porque tu amigo te ha llamado a última hora?

+ Tu felicidad y tu estado de ánimo dependen de tu amigo. Cuando te sientes querida y atendida por él, no necesitas nada más y a nadie más en tu vida, te sientes plena y feliz. Pero la tristeza y la angustia llegan en el mismo momento en el que te das cuenta de que esa atención no es exclusiva para ti.

+ Te aterra perder a tu amigo y, por eso, intentas agradarle. Siempre estás de acuerdo con él, siempre accedes a sus planes sin tener en cuenta lo que a ti te gustaría hacer. Y lo que es peor, ese miedo a perderle te hace controlar todo lo que hace en su vida.

Por qué tienes dependencia emocional de tu amigo

Si te sientes identificada con alguna de esas señales o situaciones es porque la relación que tienes con tu amigo no es precisamente saludable. Has perdido tu independencia emocional y tal vez te preguntes por qué te está ocurriendo esto. Porque además, lo más probable es que la ansiedad haya dominado tu vida, que esa relación de amistad te genere tanta ansiedad que ya se ha desbordado a otros ámbitos como el del trabajo o la familia.

¿Y qué pasa con tus relaciones sociales? ¿Tienes más amigos o los has dejado de lado por esta persona? ¿Y qué hay de tu familia? ¿Tienes miedo a la soledad? Y la pregunta más importante, ¿dónde ha quedado tu individualidad, tu independencia, tu personalidad?

No es momento de culpabilizarte, sino de pasar a la acción y salir de esa dependencia. ¿Cómo? Tal vez necesites ayuda, tal vez necesites ir a un psicólogo para entender las causas de esa dependencia. Pero, fundamentalmente, se trata de un problema de autoestima y es ahí donde tienes que hacer el mayor trabajo.

Cómo dejar de depender emocionalmente de tu amigo

Decimos que tal vez tengas que pedir ayuda porque no es fácil salir de una relación de dependencia emocional. Y salir de esa relación de dependencia no quiere decir que tengas que romper la amistad con tu amigo, sino llevar la relación de una forma más saludable. Pero te espera mucho trabajo por hacer.

+ Es fundamental mejorar la autoestima. Es verdad que eso es algo que puedes hacer por tu cuenta, pero un psicólogo te ayudará a comprender mejor el origen de tus problemas de autoestima.

+ El miedo a la soledad está en el origen de estas relación de dependencia, así que tendrás que aprender a disfrutar de los beneficios de la soledad, que los tiene. Es el momento de empezar a hacer cosas por ti misma, sin contar con nadie.

+ Cuida tus relaciones sociales o amplía tu círculo social para no apostar todo tu bienestar a una misma persona. Recuerda que la apuesta más intensa que debes hacer en esta vida es por ti misma.

+ Haz cosas diferentes, cambia tus rutinas, apúntate a un curso o al gimnasio. Viaja sola, ¿te atreves? Frecuenta nuevos lugares o atiende nuevos intereses. Eso ayudará a que tu mente no esté obsesionada con una sola persona.

+ Es importante hacer un ejercicio de introspección para conocerte mejor a ti misma. Y siguiendo con el tema de la autoestima, una vez que te conozcas a fondo también tendrás que quererte y aceptarte.

+ Como persona adulta que eres, tú eres responsable de tu vida, de tu felicidad. Toma decisiones, que eso es lo que de verdad te da libertad y madurez. No es necesario que te olvides de todos los demás, pero sí que actúes por tu cuenta, teniendo en cuenta únicamente tu opinión.

La dependencia emocional es un problema importante y que muchas veces está relacionado con trastornos de ansiedad y depresión. Así que merece la pena cuidar también la salud mental tal y como te preocupas de la salud física. Porque cuando recuperes tu autonomía emocional y tu independencia te notarás más fuerte, más capaz, más poderosa y más feliz.

Puedes leer más artículos similares a ¿Tengo dependencia emocional de mi amigo? Cómo ponerle solución desde ya, en la categoría de Autoayuda en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: