¿Soy una persona tóxica? Pasos para dejar de serlo

Cómo dejar de ser una persona tóxica

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

¿Eres una persona tóxica?

Las relaciones tóxicas no solo ocurren en la pareja. Cualquier tipo de relación, ya sea de amistad, familiar o de trabajo, es susceptible de envenenarse y convertirse en tóxica. Tendemos a pensar que es la otra persona la que nos roba la energía, pero no estaría mal hacer un poco de autocrítica. ¿Y si soy una persona tóxica? Que no te sorprenda descubrir la respuesta, porque todos hemos sido tóxicos con alguien alguna vez en la vida. Lo importante es darse cuenta y, sobre todo, seguir los pasos para dejar de serlo.

Cómo saber si soy una persona tóxica

No es necesario que te definas como una persona tóxica, pero sí que hagas un poco de autocrítica o un ejercicio de introspección para saber si te estás comportando de una forma tóxica en una relación. Insistimos en que no hablamos solo de pareja. Atención a las señales de un comportamiento tóxico.

+ Si no te gustas a ti misma, si tienes muchos conflictos internos, si tus contradicciones vitales son la norma, si no te valoras, no te aprecias o incluso tienes baja autoestima... Puede que tengas cierta tendencia a la toxicidad.

+ Si tu vida no te gusta, si te sientes estafada, si no le encuentras sentido a la vida, si la frustración es constante, estás muy cerca de un comportamiento tóxico.

+ Si nunca tienes la culpa, si los responsables siempre son los demás, si es la vida que está contra ti o si crees que has nacido con mala suerte ¡Cuidado! Porque tal vez seas tú la persona tóxica.

+ Si tienes baja tolerancia a la frustración, si te enfadas cuando las cosas no te salen bien, o si discutes con la gente cercana cuando no reaccionan como esperabas, es el momento de desarrollar tu inteligencia emocional.

+ Si tienes envidia de los demás, si crees que los demás tienen más oportunidades que tú, si la vida siempre sonríe a otro y eso te provoca malestar e irritación, puede que seas un poco tóxica.

+ Si manipulas, si chantajeas, si quieres que los demás bailen al son que tú tocas, si necesitas ser el centro de atención o necesitas la aprobación de los demás, también es muestra de un comportamiento tóxico.

¿Te identificas con alguno de estos comportamientos? Tranquila, hay solución.

Consejos para dejar de ser una persona tóxica

Cómo dejar de ser una persona tóxica

Por supuesto que se puede dejar de ser una persona tóxica, pero para ello tienes que reconocer que lo eres. Una vez reconozcas tu toxicidad, no es algo que tengas que aceptar como una parte de tu personalidad o de tu carácter. No te quedes con los brazos cruzados pensando "yo soy así". Tú no eres así, no eres una persona tóxica, sino que en estos momentos te estás comportando como tal.

Dejar de ser o de comportarse como una persona tóxica requiere esfuerzo y honestidad contigo misma. Ser sincera, ser capaz de hablar con las personas que te rodean para que te digan sin rencor de qué manera estás haciendo daño. Ya llegará el momento de pedir perdón, pero lo primero es dejar de ser tóxica.

Piensa en lo que de verdad significa el respeto, en que los demás valen tanto como tú aunque sean diferentes, ni más ni menos. Piensa que errores cometemos todos y no tienen por qué definirnos, piensa que los demás tienen derecho a ser felices, a ser ellos mismos y a disfrutar de la vida aunque tú lo estés pasando mal.

Se trata de respeto y también de generosidad. Pero sobre todo se trata de independencia y autoestima. Una persona independiente no responsabiliza de sus males a los demás, ni a la vida, ni a los dioses. Una persona independiente se hace cargo de su vida sin interferir en la de los demás. Y una persona con una buena autoestima no necesita apagar a los demás para brillar por sí misma.