Depresión por falta de amigos: deja de sentirte sola

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Depresión por falta de amigos

Resulta que vivimos en sociedad y, por mucho que nos cueste reconocerlo, hay personas que no terminan de encajar en ningún grupo, personas que se sienten muy solas porque no tienen ese grupo de amigos en los que refugiarse para evadirse de los problemas diarios y compartir unas risas.

Esa falta de amigos es una de las causas más frecuentes de depresión, porque si bien parece que nuestro enlace con la sociedad es la pertenencia a una familia, los amigos no son menos importantes para poder recibir ese cariño que todos necesitamos. Si estás en esta situación de soledad, te ayudamos a superar esta depresión por falta de amigos.

La importancia de los amigos para evitar la depresión

Hay amigos que son familia, amigos que te apoyan, te ayudan y te acompañan en las situaciones más difíciles. Y también hay amigos que resultan fundamentales para superar una enfermedad como es la depresión. Pero, ¿qué ocurre cuando no tienes amigos en los que apoyarte?, ¿qué ocurre cuándo es esa falta de amigos la causa de tu depresión?

Ocurre que te sientes sola, que piensas que no formas parte de la sociedad, que crees que no sabes integrarte y empieza a surgir la falta de autoestima, la inseguridad y la tristeza. Pues bien, es cierto que necesitamos el cariño de nuestros amigos, pero también es cierto, que no tener amigos no es motivo para pensar que vales menos que los demás.

No seas tan dura ni tan crítica contigo misma porque no tener amigos puede responder a una gran variedad de circunstancias que no están en tu mano controlar. Tal vez no tienes un grupo de amigos porque sabes de qué tipo de personas quieres rodearte y aún no la has encontrado. Ten en cuenta la cantidad de personas que sí tienen un grupo de amigos; de amigos que no lo son tanto.

Conócete a ti misma para conocer amigos

Puedes aprovechar esta etapa de tu vida en la que no tienes amigos para conocerte a fondo a ti misma. Descubre los beneficios de la soledad y de la independencia; la libertad de tomar decisiones y de hacer las cosas que te gustan a tu ritmo sin estar pendiente de nadie. Una vez que te encuentres segura, que sepas lo que quieres, que hayas descubierto lo que te hace feliz, puedes empezar por adentrarte un poco en la vida social.

Tal vez te preguntes cómo y dónde conocer amigos. Cursos y talleres son el medio más rápido y eficaz de conocer gente que comparte tus mismos intereses. No te preocupes porque tus nuevos amigos no sean los típicos "amigos de toda la vida", porque en la vida vamos pasando etapas y lo que cuenta es la etapa actual, el presente; no necesitas a un amigo de la infancia para recibir cariño y sentir que le importas a otra persona.

Al contrario, los nuevos amigos que haces de adulta vienen con la garantía de que no es una amistad por obligación, ni por costumbre, sino porque ambos habéis decidido acercaros. Tampoco deben asustarte las nuevas herramientas tecnológicas para conocer gente. Nos referimos a Internet, a las redes sociales y a los chats que puedes encontrar de tus aficiones preferidas. Porque los amigos virtuales son tan verdaderos como los de carne y hueso.