7 poemas de esperanza: versos optimistas para no perder jamás la fe

Preciosas poesías de autores célebres para mantener siempre la ilusión

Azucena Zarzuela

La esperanza es lo último que se pierde. Sin ella, el camino de la vida puede hacerse realmente insoportable. Los seres humanos necesitamos grandes dosis de optimismo y tener la creencia de que todo va a salir bien. Nunca debemos dar la lucha por perdida. Y, para ello, tenemos la esperanza como la mejor arma con el fin de que las fuerzas no flaqueen. Por eso, en Diario Femenino queremos expresarla desde lo más íntimo, desde nuestros sentimientos y emociones. Y para ese propósito recurrimos a los poetas, que saben muy bien cómo convertir en palabras nuestros anhelos y dibujarlos sobre el folio en blanco. Recogemos algunos célebres poemas de esperanza. Con estos versos de algunos de los mejores poetas y escritores que ha conocido el mundo te animarás para nunca perder el optimismo ni la fe. ¡Vamos allá!

Qué es exactamente la esperanza y por qué NUNCA debes perderla

Dicen los que saben, que la vida es la búsqueda de la felicidad, pero la realidad es que son muchas las piedras que encontramos en el camino. Aunque siempre hay esperanza, siempre.

Aristóteles definía a la esperanza como “el sueño del hombre despierto”. Y es que, a lo largo de la Historia, gran parte de los pensadores han reconocido su valor e importancia. Nietzsche habla de ella como “el mayor estímulo vital” y Tales de Mileto nos recuerda que “es el único bien que conservan las personas que lo han perdido todo”. Sin embargo, no siempre ha recibido buenas palabras. Platón, consideraba a la esperanza como “una insensata consejera”. Y por el mismo camino andaba Benjamín Franklin, que apuntaba que “el hombre que vive de esperanzas corre el riesgo de morirse de hambre”. ¿De qué parte estáis?

Esperanza viene de ‘esperar’, del latín ‘sperare’, y es entendida como motor vital, como consuelo y como fuerza curativa. ¿En qué momento os agarráis vosotras a la esperanza? Como motor vital es una cualidad por la cual se nos presenta como posible aquello que deseamos, es el deseo firme de que aquello que queremos se puede conseguir. ¡A por ello, mis valientes! Así, cuando tenemos esperanza estamos en condición de luchar para conseguir nuestros objetivos y deseos.

En tiempos difíciles, como cuando perdemos a un ser querido o no encontramos trabajo, la esperanza nos visita para poder levantarnos y continuar hacia delante. Y es que, ésta es una gran compañera de viaje para soportar los reveses de la vida. Incluso, el mundo científico considera que la esperanza ejerce también como fuerza curativa e influye en nuestra salud. Ser positivos para enfrentarnos a una enfermedad puede ayudar a paliarla, por ejemplo. Sin duda, las ‘ganas de vivir’ prolongan increíblemente la vida en algunos pacientes. Por eso, jamás debes perder la esperanza.

Los mejores poemas para no perder la esperanza

A continuación nuestra selección de bellos poemas para reencontrarnos con la esperanza y redescubrirla en nuestros anhelos. ¿Cuál es tu favorito?

1 Poema sobre la esperanza de Antonio Machado

“Dice la esperanza: Un día

la verás, si bien esperas.

Dice la desesperanza:

Solo la amargura es ella.

Late, corazón… No todo

se lo ha tragado la tierra”

Interpretación: frente al pesimismo de la desesperanza, la esperanza nos recuerda el optimismo, que siempre queda algo que valga la pena. Si rebuscamos en nuestro corazón seguro que encontramos algo que nos devuelva la alegría.

2 Poema a la esperanza de Miguel de Unamuno

“Esperanza inmortal, genio que

aguardas

Al eterno Mesías, del que sabes

que nunca llegará, tú la que

guardas

a tu hija la fe con siete llaves

Y que ante la razón no te

acobardas

si no haces a los corazones aves

para volar sobre las nubles pardas

de la fosca verdad, ya en mí no

cabes”

Interpretación: se ha perdido la fe y con ella la esperanza. Aquellos que creen en Dios sienten que sus corazones pueden volar alto y contar con la ayuda del Creador para alcanzar sus fines. Pero los tiempos que le tocaron vivir al poeta, con una Guerra Civil enfrentando a los hermanos de su pueblo y un régimen dictatorial, le robaron la fe y con ella la esperanza.

3 Rima LXXVIII de Gustavo Adolfo Bécquer: un poema de esperanza

“Fingiendo realidades

con sombra vana,

delante del deseo

va la esperanza.

Y sus mentiras

como el fénix renacen

de sus cenizas”

Interpretación: aquí Bécquer nos pone en aviso. La esperanza no debe dar alas a objetivos imposibles o inalcanzables porque, si es entonces cuando la escuchamos y la utilizamos como guía, solo acabaremos en el camino de la frustración. Por mucha esperanza que pongamos en que el sol salga por el oeste va a ser difícil que algún día tal fenómeno ocurra, por ejemplo. La esperanza tampoco debe levantarnos del todo los pies del suelo.

4 Poema de esperanza y consuelo de Mariano José de Larra 

“No llorar, Miguel; que la

Esperanza

torna el busto del dueño

malogrado.

Si bien la semejanza,

por no afligirte el alma,

conmovida,

del artista el cincel disimulado

dentro en la piedra la dejó

escondida”

Interpretación: Larra dirige este soneto al esposo de doña Mariquita Zavala tras el fallecimiento de la misma. Los versos surgen a raíz de que un artista hiciera torpemente un busto de esta señora después de su muerte. Ante la pérdida de una esposa y el dolor que deja en el corazón la ausencia, Larra anima al viudo a buscar consuelo en el recuerdo y a poner su esperanza para sobreponerse y no sentir la ausencia que la muerte impone.

5 Madrugada, un poema de Juan Gelman sobre la esperanza

“Juegos del cielo mojan la

madrugada de la ciudad violenta.

Ella respira por nosotros.

Somos los que encendimos el amor

para que dure,

para que sobreviva a toda soledad.

Hemos quemado el miedo, hemos

mirado frente a frente al dolor

antes de merecer esta esperanza

Hemos abierto las ventanas para

darle mil rostros”

Interpretación: aquí el poeta pone de manifiesto que siempre llega una nueva madrugada, que puede haber miedo, dolor, pero siempre se acaba imponiendo un nuevo día y con él la esperanza de que lo malo solo quede en el recuerdo y al día siguiente todo vaya mejor. Y es que, la esperanza, como bien dice Gelman, tiene mil rostros; es decir, puede estar en cualquier parte.

6 Canto de Esperanza de Rubén Darío

“Un gran vuelo de cuervos mancha

el azul celeste.

Un soplo milenario trae amagos de

peste.

Se asesinan los hombres en el

extremo Este.

¿Ha nacido el apocalíptico

Anticristo?

Se han sabido presagios y prodigios

se han visto

y parece inminente el retorno del

Cristo”

Interpretación: este poema significa el comienzo de la primavera del poeta, su abandono del oscuro túnel y la llegada de la luz. Ahora sí cree, sí sabe que la humanidad puede salvarse. El dolor que baña la tierra puede ser superado.

7 Poema 'Esperanza' de Alexis Valdés 

Y como broche final, un poema del cubano Alexis Valdés (actor, músico, escritor, productor, presentador…) que nos regala un emotivo texto sobre la crisis humanitaria y existencial que ha traído el Coronavirus. ¿Preparadas para la emoción? Solo adelanto que este poema ha llegado al mismísimo Papa Francisco.

“Cuando la tormenta pase
Y se amansen los caminos
y seamos sobrevivientes
de un naufragio colectivo.

Con el corazón lloroso
y el destino bendecido
nos sentiremos dichosos
tan sólo por estar vivos.

Y le daremos un abrazo
al primer desconocido
y alabaremos la suerte
de conservar un amigo.

Y entonces recordaremos
todo aquello que perdimos
y de una vez aprenderemos
todo lo que no aprendimos.

Ya no tendremos envidia
pues todos habrán sufrido.
Ya no tendremos desidia
Seremos más compasivos.

Valdrá más lo que es de todos
Que lo jamás conseguido
Seremos más generosos
Y mucho más comprometidos

Entenderemos lo frágil
que significa estar vivos
Sudaremos empatía
por quien está y quien se ha ido.

Extrañaremos al viejo
que pedía un peso en el mercado,
que no supimos su nombre
y siempre estuvo a tu lado.

Y quizás el viejo pobre
era tu Dios disfrazado.
Nunca preguntaste el nombre
porque estabas apurado.

Y todo será un milagro
Y todo será un legado
Y se respetará la vida,
la vida que hemos ganado.

Cuando la tormenta pase
te pido Dios, apenado,
que nos devuelvas mejores,
como nos habías soñado”

Interpretación: este poema surge a raíz de una pandemia que nos ha encerrado en casa, que ha metido el miedo en nuestros hogares y que está redibujando un mundo incierto tras haberse cobrado no pocas vidas. Pero, sí, hay esperanza, tal y como dice Alexis Valdés a través de sus hermosos y valiosos versos. Ahora estamos en un oscuro túnel creado por el Coronavirus. No obstante, ya se empieza a ver la luz. Juntos, unidos bajo el manto de la esperanza y gracias al esfuerzo de médicos e investigadores, esta batalla también la vamos a ganar. Ya queda menos para ponerle fecha en el calendario a ese día de celebración. ¡Y lo conseguiremos, #todovaasalirbien!

¿Y tú? ¿Con cuál de estos poemas de esperanza te quedas? ¿Conoces alguno otro? ¡Si te apetece puedes escribirlo en los comentarios, te leemos!

Puedes leer más artículos similares a 7 poemas de esperanza: versos optimistas para no perder jamás la fe, en la categoría de Poemas de amor en Diario Femenino.