Miedo al futuro: cómo sobrellevar la maldita incertidumbre

Cómo disfrutar más del presente

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Es cierto que somos un compendio de nuestras experiencias pasadas, de nuestros proyectos de futuro y de nuestro presente. No podemos olvidarnos del pasado ni dejar de pensar en el futuro, pero estamos de acuerdo en que deberíamos darle prioridad a nuestro presente. Aquí y ahora. Sin embargo, cada vez más gente acude al psicólogo por un problema de ansiedad debido al miedo al futuro, ese miedo que bloquea y paraliza y que precisamente impide llegar a ese futuro porque te ancla al pasado. ¿Sabes cómo sobrellevar la incertidumbre? En Diario Femenino te damos las claves.

El miedo al futuro y sus terribles consecuencias

Hay un refrán que dice "más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer" que se ha convertido en toda una actitud vital. Se trata del miedo al futuro, un problema que te impide, entre otras cosas, salir de la zona de confort y construir ese futuro que deseas. El miedo al futuro es causa y a la vez consecuencia de la ansiedad, es un anticiparse a lo que va a ocurrir en forma de malos presagios y es también una baja tolerancia a la incertidumbre.

No sabes lo que va a ocurrir. Si vas a conseguir ese trabajo, si tu pareja te quiere o no te quiere, si vas a aprobar ese examen, si cumplirás tus sueños, si solucionarás tus problemas económicos... No lo sabes, en realidad. No sabes lo que va a ocurrir en el futuro porque precisamente no ha llegado ese momento. Y mientras te preocupas por lo que todavía no ha pasado, se te escapa de las manos lo que está pasando en este momento.

No es un reproche. El miedo al futuro es inevitable cuando tienes un trastorno de ansiedad y tienes que buscar ayuda psicológica cuanto antes. Porque si no, ese miedo al futuro llenará de preocupaciones tu presente, de dudas, de indecisión, de angustia, de bloqueo, de malestar, de incapacidad, de una auténtica parálisis vital. Hay que enfrentarse al miedo, eso está claro, pero cuando ya está instalado en nuestra mente necesitamos ayuda para superarlo.

Es un problema cada vez más frecuente. Necesitas seguridad, certezas, tranquilidad, que los planes salgan bien, que no haya lugar para los imprevistos. Necesitas tenerlo todo bajo control, saber lo que pasará en el futuro, saber que te va a ir bien, que no vas a sufrir o que todo se arreglará. Necesitas garantías vitales y la verdad es que no existen. Querer tener todo bajo control es el camino más directo a sufrir un trastorno de ansiedad grave, así que será mejor soltar. Pero espera, que no hace falta que sueltes las riendas de tu vida, suelta solo lo que no está en tu mano.

La ansiedad anticipatoria

¿Siempre te pones en lo peor? Tal vez piensas que es mejor ponerse en lo peor para así estar preparada para cuando venga. Pero es que esa actitud lo que hace es favorecer lo peor, las profecías autocumplidas que siempre son negativas y al mismo tiempo impide que ocurra...lo mejor. La ansiedad anticipatoria es producto de ese miedo al futuro.

Esas predicciones que haces en las que las cosas siempre salen mal pueden cumplirse. O no. La ansiedad anticipatoria es la que te dice que tu pareja te va a dejar, que te van a despedir del trabajo o que el médico te va a diagnosticar una enfermedad grave. La misma que te dice que a tus hijos les va a pasar algo o que si das un paso falso todo se vendrá abajo. Es la misma que te hace pasar los días en una especie de precariedad vital en la que todo es un peligro y corres el riesgo de un fallo importante.

La ansiedad anticipatoria llega de la mano de la ansiedad y de un malestar emocional importante. Tristeza, angustia, amargura, enfado, resentimiento. Si le permites continuar dominando tu vida, el miedo al futuro te paralizará hasta el punto de no poder tomar decisiones por miedo a las consecuencias. Y uno no puede vivir sin decidir, uno no puede vivir en la inactividad por si acaso. ¿Por si acaso qué?

Puestos a hacer predicciones de futuro, ¿por qué no las haces en positivo? Y puestos a jugar con las profecías autoecumplidas, ¿por qué no las haces con resultado de final feliz? Tampoco es que tengas que vivir con una dosis de optimismo exagerada e irreal, pero sí con una perspectiva más positiva del futuro y del presente.

Cómo hacer frente a la incertidumbre y aceptarla

Todo este miedo al futuro o los problemas de la ansiedad anticipatoria vienen de la escasa tolerancia a la incertidumbre. No sabes lo que va a pasar, pero ni tú ni nadie. Puede que tengas problemas en un futuro, puede que los tengas ahora. Y puede que esos problemas no existieran si no estuvieras paralizada por el miedo al futuro. Si no tuvieras esa necesidad imperiosa de tener todo controlado, planificado y organizado, de que todo salga según lo previsto. No te gusta sufrir, no te gusta que las cosas salgan mal, no te gusta no saber qué pasará.

Pero puedes plantearte algo para hacer frente a ese terror que tienes ante la incertidumbre. Puedes cambiar el punto de vista porque la incertidumbre es precisamente el lugar en el que ocurren las cosas. Las malas a veces, pero también las buenas. Si no te haces amiga de la incertidumbre, no va a ocurrirte nada y el estatismo vital es el paso previo a la infelicidad y la frustración.

Te proponemos dejar de ver la incertidumbre como un infierno de dudas e indecisión, como un lugar siniestro y lleno de peligros, como un lugar oscuro. La incertidumbre es un lugar en el que no sabes lo que pasará, es cierto. Pero ahí se encuentra también su magia, porque puede ocurrir de todo, todo puede pasar. ¿Por qué no va a ser bueno todo eso que la incertidumbre te ofrece?

Vivir el presente para superar el miedo al futuro

Aceptar la incertidumbre como parte de la vida es un truco muy útil para superar ese miedo al futuro y poder seguir caminando hacia adelante. Pero lo que de verdad resulta útil y eficaz es aprender a vivir en el presente. Sí, aquí tenemos que llegar al paso obligado del Mindfulness.

Si piensas que el Mindfulness es una moda pasajera, olvídate porque ha llegado para quedarse. En realidad tampoco es que sea una técnica nueva, sino milenaria y sus beneficios ya se han demostrado científicamente. ¿Y qué es el Mindulfness? Pues una especie de entrenamiento del cerebro para que sea más consciente del momento presente.

Al vivir en el presente se consiguen varias cosas importantes:

+ No quedarte anclada en el pasado y en los errores cometidos.

+ No angustiarte por el miedo al futuro.

+ No tener miedo a la incertidumbre porque le estás prestando más atención al aquí y al ahora.

+ Disfrutar más de la vida.

Porque la vida no es lo que pueda ocurrir, sino lo que está ocurriendo y te mereces degustarlo, palparlo, notarlo o sentirlo. Y eso solo puede ocurrir aquí mismo y ahora mismo.

Puedes leer más artículos similares a Miedo al futuro: cómo sobrellevar la maldita incertidumbre, en la categoría de Ansiedad en Diario Femenino.